Luis Lucchesi, titular de la Unión Empleados de Comercio, ha salido en los últimos días a defender con toda la potencia al sector. No es para menos, teniendo en cuenta que los comercios no están pasando por el mejor momento.

Cada uno desde su lado, eso es lo que se ve, sale a ponerle escudo a la situación. Por una parte, desde la Cámara de Comercio haciendo foco sobre la caída de las ventas y poniendo el acento sobre cada una de las cosas que están perjudicando, más allá de lo mucho o poco que ese tipo de formas incidan; mientras que desde el sector sindical también hacen visible la historia.

El secretario general del gremio insiste en que las compras por internet influyen en las ventas del comercio tradicional. Pero no solamente hace referencia a las páginas web especialmente dedicadas al rubro, sino también a la comercialización informal o casera que usa como herramienta la red. Por ejemplo, aquellos que utilizan las redes sociales para promocionar y vender un producto determinado.

“Donde más se ve ese tipo de ventas irregulares es en Facebook. Uno allí puede ver como se venden por ejemplo zapatillas, que seguramente las traen de países vecinos”, asegura Lucchesi.

Luego anexa que “cada uno se gana la vida como puede, pero ese tipo de ventas está claro que hay que regularlas de alguna manera, porque no tienen ningún tipo de control y la procedencia es dudosa”.

El sindicalista aclara que no está en contra de aquellos que buscan ganarse el sustento de cada día. “Lo que yo digo es que hay que legislarlo. No puede ser que se traiga mercadería de cualquier lado, por ejemplo de Chile, y luego se venda usando como herramienta las redes sociales. Eso también, aunque sea poco, complica al comercio. Y si vamos sumando, cada una de esas pequeñas cosas irregulares, terminan generando desempleo”, subrayó.

Silvio Barroso