La Dirección de Estadísticas e Investigaciones Económicas de nuestra provincia dio a conocer el índice de precios al consumidor del mes de diciembre y en consecuencia apareció automáticamente el número de la inflación del año que acaba de terminar. Se trata de una cifra que está muy por encima de lo que pronosticó el Gobierno de Cornejo.

No es un dato menor que el Frente Cambia Mendoza hablara de un 16 por ciento de inflación para todo el año, e incluso se sentó a la mesa de negociación con los empleados estatales a ofrecer esa cifra de aumento de sueldo, algo que finalmente terminó pasando. Afortunadamente apareció en el medio la famosa cláusula gatillo porque el año terminó con un 53,7 por ciento.

El índice de precios al consumidor de diciembre fue del 2,7 por ciento, cifra que se acopló al alto número que arrastraba noviembre. De esa forma la inflación casi llega al 54 por ciento. Un porcentaje que quedará en la historia.

Respecto de los rubros, lo que más subió en el año fue el transporte con un 67,1%. Después vinieron el equipamiento y mantenimiento del hogar con un 63,1%, los servicios con un 57,3% y los alimentos con un 51,2%.

Los meses más bravos para el bolsillo de la ciudadanía mendocina fueron setiembre y octubre, dado que allí la inflación alcanzó un 7,6% y 6% respectivamente.

Un dato que debe quedar en la memoria es que en el mes de mayo (apenas el quinto del año) se alcanzó el número que habían pronosticado los iluminados economistas que asesoran al Gobierno. Vale recordar que el 31 de mayo, sin anestesia, Mendoza había alcanzado el 16,3 por ciento.