La crisis política en Venezuela está teniendo en las últimas horas un viraje hacia la pelea por el control de la empresa nacional que maneja el petróleo. Nicolás Maduro anunció que tomará acciones legales contra la decisión de Estados Unidos de imponer nuevas sanciones a la petrolera estatal PDVSA.

«He dado las instrucciones precisas al presidente de PDVSA de iniciar las acciones políticas, legales, ante tribunales estadounidenses y del mundo, para defender la propiedad y la riqueza de (la filial) Citgo», aseguró Maduro en la televisión estatal.

Desde la Casa Blanca, el secretario del Tesoro, Steve Mnuchin, afirmó que las sanciones buscan impedirle a Maduro desviar activos de Venezuela hasta que el poder sea transferido a un gobierno de transición o elegido a través de elecciones.

Mnuchin aclaró, sin embargo, que la filial de PDVSA en Estados Unidos podrá continuar sus operaciones, siempre y cuando sus ganancias se depositen en una cuenta bloqueada en Estados Unidos.

«Con esta medida se pretende robarnos la empresa Citgo a los venezolanos. ¡Alerta Venezuela!, los Estados Unidos hoy ha decidido transitar el camino de robarle la empresa Citgo a Venezuela, es un camino ilegal«, manifestó Maduro, en un acto de recibimiento a diplomáticos venezolanos que retornaron tras la ruptura de relaciones.

Una crisis que crece cada vez más

La tensión crece minuto a minuto ya que, el autoproclamado «presidente encargado» aseguró que tomó el control de la filial norteamericana de PDVSA, el gigante petrolero estatal, y de Citgo, otra empresa venezolana radicada en los Estados Unidos.