Desde Irrigación, las subdelegaciones, asociaciones e inspecciones de Cauce se recuerda a los usuarios que si aún no han realizado su control periódico y la correspondiente limpieza de cupos, deben hacerlo. Su tarea solidaria permite que el agua llegue a todos los usuarios y evita sanciones económicas o suspensiones de turnado.
 
Durante el período de corta de agua, que todos los años comienza en mayo, Irrigación se encarga de poner a punto la red hídrica para que, en agosto, cuando el agua regresa, los cauces se encuentran en óptimas condiciones. Esto le permite a Irrigación asegurar que el agua para uso agrícola y otros usos llegue a los usuarios, desde el primero hasta el último a través del canal e hijuela.
 
Así como Irrigación tiene por mandato constitucional garantizar que el agua llegue a todos sus usuarios, la Ley de Aguas de 1884, en su artículo 27, establece la obligación para los regantes de realizar la limpieza de cupo. Es decir, no sólo tener las compuertas por donde ingresa el agua en condiciones sino además el cauce limpio, siendo esto último uno de los posibles causales de corta de agua a usuarios por parte del organismo.
 
Las inspecciones de Cauce, que también durante el período de corta de agua anual aprovechan para realizar tareas de mantenimiento en la red secundaria (es decir hijuelas de distribución y desagües) son quienes asignan la extensión de la limpieza a los usuarios del canal e hiuela, a través del cual les hace llegar el agua.
 
Algunas inspecciones de Cauce colocan este ítem limpieza de cupos por administración, es decir, con el boleto que el usuario abona por el correspondiente canon de agua se realiza el pago. De esta manera, la comunidad de usuarios se encarga de realizar las tareas de  mantenimiento. Sin embargo, en otras inspecciones o asociaciones esto no es así, y es el usuario particular quien debe encargarse.
 
Sólo a partir de la solidaridad entre usuarios y concientización de lo importante que es la limpieza de cupos, el agua puede llegar a todos los usuarios, siguiendo su curso natural por el cauce, desde el primero hasta el último.
 
Por ello es que desde Irrigación, las subdelegaciones, asociaciones e inspecciones de Cauce se recuerda todos los años a los usuarios que si aún no han realizado su control periódico y correspondiente limpieza de cupos, deben hacerlo para evitar sanciones económicas o suspensiones temporales del turnado. Se recuerda que en la Ley de Aguas figura el “cupo remiso”, aplicable a aquellos regantes que no cumplen adecuadamente con su obligación.