La AFIP pretende que las compañías que ofrecen servicios mediante plataformas digitales abonen impuestos, pero aún no se presentó ningún proyecto formal.

La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) quiere que las empresas que extranjeras que ofrecen servicios mediante plataformas digitales comiencen a pagar impuestos como cualquier empresa radicada en el país. Entre ellas están servicios como Netflix (streaming de películas y series), Spotify (música), Airbnb (alojamiento) y Uber, entre otros.

Así lo confirmó el titular de la entidad, Alberto Abad, en una conferencia de prensa que brindó en Córdoba, donde sugirió que el actual sistema recaudador de impuestos está “basado en lo tangible” y que estas empresas en pleno crecimiento deberían estar gravadas y bancarizadas para que tuvieran que pagar los tributos correspondientes.

En diálogo telefónico con Perfil, voceros de AFIP explicaron que “no hay nada confirmado sobre esto y falta mucho. “Nosotros estamos intentando que todo el mundo pague los impuestos como corresponde porque es la forma de que los que pagamos paguemos menos”, detallaron.

El principal problema es que las empresas en cuestión no están radicadas en Argentina. “Estas empresas que ofrecen servicios por internet, o a través de plataformas digitales, y no pagan impuestos porque la mayoría de ellas no están radicadas en Argentina. La intención es poder llegar a aplicarle un impuesto como a cualquier empresa”, aseguraron desde el ente recaudador.

No obstante, advirtieron que para lograr el cometido, “eso significa desarrollar un proyecto de ley, y esa ley tiene que salir del Congreso. Osea que esto va a llevar tiempo”. Y ejemplificaron con las empresas nacionales: “Cuando vos vas al cine, sacás una entrada y pagás impuestos. Se supone que si vos el cine lo ves en tu casa como con Netflix, estas compitiendo con la sala de cine y sin pagar impuestos”.

Los voceros denunciaron además que la problemática no es sólo Argentina: “Estas empresas casi que ni están radicadas en ningún lugar del mundo, están en la nube. Es una problemática mundial, no sólo en nuestro país”.

Lo cierto es que hasta hoy las plataformas digitales realizan algunos aportes al fisco en varios países de la región, y también algunas partes del territorio nacional. La ciudad de Buenos Aires fue la primera en hacer un planteo de estas características a fines de 2014, cuando el gobierno porteño -a cargo entonces de Mauricio Macri- ganó un juicio en tribunales para la aplicación de un gravamen del 3% como anticipo del pago de Ingresos Brutos de servicios como Netflix, que están radicados en el exterior.

Luego le tocó el turno a la provincia de Santa Fe: la Legislatura provincial avaló también el cobro de una alícuota del 3,6% de Ingresos Brutos a las empresas que comercialicen en forma electrónica entretenimientos audiovisuales.

Abad, en un evento realizado en La Rural, resaltó que “Airbnb no posee inmuebles, pero alquila millones de inmuebles en todos los centros de veraneo; Facebook no crea contenidos, Netflix no usa cables, UBER no posee vehículos, Alibaba no posee inventarios y Whatsapp no es una telefónica. Es la desmaterialización total de la economía, y esto trae problemas para los esquemas normativos”.

“Desaparece la intermediación, y el que junta a las dos puntas hace un gran negocio. El canal de cable que compite con este servicio paga impuestos, ¿por qué no una plataforma?”, se preguntó Abad. “Desde nuestra visión, el elemento que une todo esto es la desmaterialización de la base imponible. ¿Dónde le cobramos a Netflix? ¿Dónde le cobramos a Uber? ¿Dónde le cobramos a Airbnb? Esto tiene un impacto fundamental en el financiamiento de los países, y el financiamiento está asociado a la calidad de vida de los ciudadanos”, justificó. “No es un tema menor”, insistió.

Fuente: Perfil

www.ciudadanosur.com.ar