Fue el propio gobernador Alfredo Cornejo quien entregó en mano al secretario de Infraestructura y Política Hídrica de la Nación, Pablo Bereciartúa,  el proyecto definitivo de la obra hidroeléctrica Portezuelo del Viento.

El primer mandatario provincial estuvo acompañado por  el ministro de Economía, Infraestructura y Energía, Martín Kerchner, y el subsecretario de Energía, Emilio Guiñazú.

Luego de la reunión, el ministro de Economía, Martín Kerchner explicó: “Entregamos el proyecto del perfil definitivo de Portezuelo del Viento, que contó con más de 122 mil horas de trabajo desde que tomamos el proyecto, a fines del 2015. Representó un gran esfuerzo para el equipo de profesionales de Mendoza, integrado por Emesa, UNCuyo, UTN, Secretaria de Ambiente, Departamento General de Irrigación y Municipalidad de Malargüe.”.

A su turno,  Bereciartúa, dijo: “Este es el fruto de un trabajo en conjunto desde que iniciamos la gestión. Quiero destacar que este proyecto con el cual contamos hoy, es el resultado de los trabajos en conjunto que hemos realizado. En particular, el Presidente Macri ha firmado un laudo para llevarlo adelante, es la primera vez que lo hace un presidente: definir la estrategia y la prioridad de esta obra”.

Desde la Provincia aseguran que es inminente el ll amado a licitación, teniendo en cuenta las palabras del funcionario nacional cuando expresó que  “en lo que respecta a la licitación, en base al proyecto que ha elaborado Mendoza y que hoy hemos recibido, vamos a estar trabajando con el equipo técnico nacional para incluir a los aspectos que hacen al financiamiento de la obra y al modelo de negocio y también a los criterios que hacen a la selección de lo que va a ser la oferta ganadora del proceso licitatorio. Esperamos poder realizar el llamado a licitación este mismo año y superadas las instancias que hacen a la audiencia pública que requiere la ley a nivel nacional”.

En referencia a los plazos, Bereciartúa dijo: “De esta manera, el cronograma contempla que en el 2018 se realiza el llamado a licitación y que en el 2019 comience la obra. Es una obra estratégica no sólo para Mendoza sino también es una obra estratégica nacional. Es un proyecto que significara un gran impacto de energía limpia. Es una obra que suma capacidad de regulación, por lo tanto, suma a la capacidad de adaptarse a la variabilidad del cambio climático”.