Si hay alguien que desborda en optimismo en los últimos días, ese es Martín Kerchner, el súper ministro de Alfredo Cornejo, que de paso por San Rafael dijo que el plan de obras no se detiene, ni siquiera aquellas que son financiadas (o prometidas) por la Nación.

Respecto de las dudas en relación a Portezuelo del Viento remarcó que “estamos terminando con los pliegos y se hará”.

El titular de la cartera de Economía e Infraestructura de Mendoza no deja margen a la duda cuando subraya: “Vamos avanzando y es una obra imparable”.

“En 20 años se habló mucho, pero fuimos nosotros los que logramos concretar que el proyecto se aprobara en la Legislatura, pudimos destrabar el conflicto con La Pampa en la Corte y conseguimos la expropiación de los terrenos”, añadió.

Le restó importancia al tema del financiamiento, dado que en los últimos días se barajó la posibilidad de que el aporte fuera mixto al darle participación a capitales privados. En relación a ese punto dijo que “esa es una alternativa, pero no hay nada definido”.

Kerchner señaló que el formato que se elija para financiar la megaobra no es algo que haga mucho ruido, porque “el país necesita urgente energía, por eso es un proyecto imparable. Estoy convencido que será nuestro gobierno quien le inicie la obra”.