La pelota se mudó a Estados Unidos. Allí gira durante el receso de mitad de año. Para los grandes de la Argentina, para los de Sudamérica y también para los del mundo. ¿Por qué? ¿Qué hay en el territorio de Trump que invita a las grandes figuras del planeta a mudarse allí por algunas semanas al año?

Dinero, claro. Mucho. Pero también buen clima para la preparación, privacidad, grandes instalaciones deportivas a la altura de las exigencias de la elite, marcas de sponsorización para captar y acuerdos publicitarios. Algo más: Estados Unidos empezó a consumir el fútbol.

Boca está en Sarasota trabajando previo al reinicio de la competencia. River y Racing se instalaron en Orlando antes de cruzarse por la Copa Libertadores. Pero hay más: Barcelona, Real Madrid, Tottenham, Juventus, entre otros gigantes, también pasarán por suelo norteamericano durante julio y agosto, previo al comienzo de la competencia.

La MLS, esa liga que no para de crecer en cada una de sus estadísticas (el Atlanta United de Gerardo Martino bate récords de asistencia cada mes) no detuvo su calendario por el Mundial pero hará un alto el 28 de julio para el show del Juego de las Estrellas frente a Juventus el 1 de agosto en Atlanta. Ya hay más de 70 mil entradas vendidas.

Desde 2009 se disputa la Copa Internacional de Campeones. El torneo amistoso más poderoso del planeta reunirá en estas dos semanas al Arsenal, Chelsea, Liverpool, Manchester City, Tottenham, Manchester United, Paris Saint Germain, Lyon, Bayern Münich, Borussia Dortmund, Inter, Milan, Juventus, Roma, Benfica, Atlético de Madrid, Real Madrid y Barcelona. Todos percibirán un promedio de 12 millones de dólares solo por participar, aunque los clubes con más figuras perciben un plus. Se trata de un megatorneo que se juega en 22 sedes y que pone los ojos del planeta futbolero sobre Estados Unidos.

Durante el Mundial de Rusia, FIFA eligió a Estados Unidos, Canadá y México como la sede para la Copa del Mundo 2026. Se trata, al cabo, de un “premio” a un bloque que viene creciendo en el fútbol (en la rama femenina se han desarrollado como pocos) y que lograron lo más complejo: captar la atención de los estadounidenses. La empresa Relevent Sports fue la pionera en instalar el fútbol a través de ese torneo monstruoso que generó atracción para los europeos y para los sudamericanos.

Boca se instaló en la Academia IMG a través de Gatorade, quien pagó los viajes y la estadía. Se moverá a Denver para jugar frente a Colorado Rapids, un equipo de la MLS.

“Estados Unidos tiene un potencial muy alto en el fútbol y tiene instalaciones preparadas que son de primer nivel. El complejo IMG debimos confirmarlo porque había equipos europeos interesados en estar ahí. Boca no gastó para viajar, generó ingresos, fidelizó un público latino muy importante y también mantuvimos contactos con distintas firmas a explotar en el futuro inmediato”, reflexionó ante Clarín el Secretario General, Christian Gribaudo. No es casualidad: Boca decidió presentar la nueva indumentaria Nike en estas tierras.

Marcelo Gallardo estuvo con los suyos en el ESPN Wide World of Sports, un complejo de Disney de 230 hectáreas. Tampoco invirtieron dinero y recaudaron a través de los juegos amistosos(Millonarios e Independiente Medellín), pese a que hasta el momento los estadios lucieron semivacíos. En 2016, tras no negociar para participar de los torneos de verano, el club de Núñez buscó instalarse en Estados Unidos en un circuito todavía poco explorado.

Racing tuvo su estreno en Estados Unidos. También fue a un complejo en Orlando, a costo bajo. Pero si bien no sumó amistosos a puertas abiertas para mostrarse en suelo norteamericano, el gran trabajo para el club estuvo en el área de marketing para el contacto con nuevas empresas a nivel panamericano. Eso, sumado a la paz para trabajar para Eduardo Coudet y su plantel hicieron un combo ideal.

La captación de nuevos sponsors y el vínculo con las cadenas de transmisión en un terreno todavía poco explotado por el fútbol argentino son también una atracción para los equipos del país. Los colombianos, brasileños y mexicanos ya pusieron un pie en Estados Unidos con distintos convenios para eventos.

¿Boca abrirá un nuevo puente para los años que vienen? Es una de las ideas de Daniel Angelici.

Algo más: Conmebol piensa incluir equipos de Concacaf para los próximos torneos de Copa Libertadores y también buscan entre ambas confederaciones diseñar un nuevo campeonato que aglutine a toda América. En su momento, Marcelo Tinelli había acercado la América’s Champions League. ¿Será tiempo de ponerla en marcha? Estados Unidos es la nueva tierra del fútbol.Al menos para los negocios.

Fuente: www.clarin.com