Los cuatro sujetos imputados por el crimen de la sanrafaelina fueron condenados a prisión perpetua. Se trata del brutal homicidio de Fernanda Pereyra, la joven que en julio del año pasado fue apuñalada e incinerada en las afueras de Rincón de los Sauces.

El tribunal, presidido por la jueza Leticia Lorenzo, los consideró penalmente responsables del delito de homicidio doblemente agravado por el concurso premeditado de 2 o más personas y aborto.

“El veredicto recayó sobre los hermanos Diego y Fabio Marillán, Luciano Hernández (el ex de Fernanda) y Osvaldo Castillo, todos en calidad de autores del delito”, señaló el portal informativo ‘La Mañana de Neuquén’.

En tanto que Andrea Peruca, la quinta acusada, fue condenada a una pena de 12 años por ser partícipe necesario del delito en cuestión.

“En la resolución, la jueza Lorenzo resolvió que la pena impuesta a los principales acusados del crimen sea revisable en un lapso de 20 años”, añadió el mismo diario.

Es importante destacar que los imputados habían sido declarados culpables el pasado 1 de julio por un jurado popular (ciudadanos). El grupo consideró que todos eran responsables de la muerte de la joven de 27 años que, al momento de la muerte, estaba embarazada.