El juez Claudio Gil ordenó que Elías Gattás (28), el sujeto imputado por la muerte de Kevin Disparti (26), permanezca en la cárcel hasta que comience el juicio.

El magistrado considero que existían altas probabilidades de fuga por parte del individuo, considerando que, luego del siniestro vial que le costó la vida al joven futbolista en calle Pedro Vargas, estuvo prófugo 11 días hasta que fue capturado en el barrio El Molino por parte de la Unidad Investigativa. 

Además, el juez puso el acento sobre la conducta del imputado apenas ocurrió el choque, dado que jamás colaboró con la víctima.

A eso hay que añadirle que tiene antecedentes penales, pasado que no lo favorece en relación a posibles acciones para entorpecer la investigación.

La fiscal Andrea Rossi, que instruye el caso, tiene elementos importantes para acorralar a Gattás, entre ellos el análisis de ADN practicado a las manchas hemáticas encontradas en la parte inferior del Renault break 18 que fueron compatibles con Kevin.

Con los fundamentos de la representante del Ministerio Público Fiscal, a la que se sumaron los del abogado querellante Diego Diaz, el magistrado ordenó la prisión preventiva para el hombre acusado de homicidio culposo agravado.