El pueblo de Bergün es muy parecido a otros enclaves de Suiza. Un espacio hermoso arropado por colinas y montañas verdes, con sus pequeñas casas blancas y cielo azul deslumbrante. Un enclave tan bonito que sus propios habitantes han decidido prohibir las fotografías por el “bien de la humanidad”.

En una asamblea municipal que tuvo lugar el pasado lunes 29 de mayo, la gente del pueblo aprobó una ley que prohibe la fotografía turística. Según explicó Peter Nicolaya, el alcalde del pueblo:

No queremos que la gente fuera de la comunidad que vea las imágenes de nuestro pintoresco paisaje en las redes sociales sea infeliz. Está “científicamente comprobado” que las hermosas fotos turísticas de Bergün en las redes sociales hacen que el espectador no se sienta feliz porque no puede estar allí.

https://www.instagram.com/p/BUy5e7HDmgi/

Desde entonces, la oficina de Turismo eliminó las fotos de su paisaje en Twitter, Facebook e Instagram. Obviamente, estamos antes una astuta campaña turística. Es posible que no haya mejor manera de hacer que alguien quiera hacer algo que decirles que no pueden.

Por cierto, el castigo/multa es de 5 francos (unos 4 euros) por subir una foto, aunque desde la misma oficina de turismo comunican que es improbable que se cumpla. [The Local vía Smithsonian]

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail