Mientras el peso caía a un nuevo mínimo histórico ante el dólar, el mandatario argentino, Mauricio Macri, mantuvo el lunes una conversación telefónica especial con su homólogo estadounidense, Donald Trump.

“El presidente Trump expresó su firme apoyo a los esfuerzos del presidente Macri por transformar la economía de Argentina, y los dos líderes subrayaron la necesidad de mantener la presión contra el régimen en Venezuela”, indicó la Casa Blanca en un comunicado.

Durante la charla de unos diez minutos, Trump apoyó las negociaciones que Argentina inició con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y Macri le agradeció el respaldo del subsecretario del Tesoro, David Malpass, según precisó el gobierno argentino.

Es singular que Trump, el impulsor de “América primero”, tuviera semejante gesto de apoyo para un mandatario sudamericano enredado con problemas económicos.

Y es de algún modo paradójico que este gesto ocurriese después que el gobierno de Macri sugiriera que los problemas del peso argentino están vinculados a decisiones de Washington, que cambiaron el contexto internacional.

 

BBC