“Siempre he dicho que quiero una nueva oportunidad para competir por la intendencia; desde 2015 vengo trabajando y caminando el departamento, dialogando con los vecinos y escuchando sus solicitudes e inquietudes”, fueron las palabras de Lucas Quesada en referencia a su futuro cercano.

El radical no oculta que quiere ser el próximo jefe comunal y con todas las letras remarca que quiere revancha. En el 2015 no estuvo lejos de Emir Félix y en las elecciones legislativas del año pasado fue parte de la lista que le ganó por un punto al PJ.

Tiene claro que con el empuje de Cornejo tiene grandes chances de arrebatarle la intendencia al peronismo. “Gracias a la gestión del gobierno provincial hemos podido ayudar a cientos de vecinos a mejorar su condición de vida”, manifestó el senador.

“Me gustaría que Alfredo sea uno de mi principal asesor, si tengo el honor de llegar a la intendencia. Admiro profundamente la gestión que realizó en Godoy Cruz durante su intendencia, y también la actual al frente de la provincia. Nuestras propuestas serán reales y tangibles, porque se han podido aplicar en otros departamentos y han funcionado”, articuló.

No es ingenuo Quesada cuando pone en un pedestal al gobernador, ya que hoy los números indican que Cornejo tiene una imagen positiva que supera al 45%.

Respecto de su presente, algunas encuestas lo ubican hoy como el radical con mayores chances para destronar a Félix. Aunque es correcto señalar que, por ahora, no lo supera.

Si se mira Frente Cambia Mendoza (UCR-PRO) contra Frente Somos Mendoza (PJ) el resultado es un empate. Sin dudas que, si las elecciones son hoy, la diferencia entre un sector y otro sería microscópico.