“Los dirigentes peronistas hoy no pueden hacerse los desentendidos, ya que esta plaga ingresó a nuestra provincia en 2010, durante el gobierno de Jaque, donde los controles fitosanitarios eran paupérrimos”, comenzó diciendo Lucas Quesada en relación a la polémica desatada en torno a la campaña de la polilla de la vid (lobesia botrana).

El senador sanrafaelino remarcó después que desde ese año y hasta el 2016 “no se hizo absolutamente nada para erradicar o por lo menos minimizar esta plaga que afecta los viñedos”.

“Nada les importó a los gobiernos justicialistas y tampoco se escucharon voces desde el sur para solucionarle el problema a los productores. En esa época la única solución fue la cuarentena de los viñedos”, anexó el radical.

Luego subrayó: “También tenemos que destacar el compromiso de las más de 14 cámaras, asociaciones y cooperativas hacia este proyecto entendiendo que este es el camino que debemos recorrer para llegar a soluciones claras y palpables”.

El legislador realizó una grave acusación al decir que “estos representantes fueron presionados por altos dirigentes de la cúpula provincial del peronismo para no acompañar esta medida y así desestabilizar está importante lucha sin importarles las consecuencias nefastas que la plaga puede producirle sobre todo a los pequeños productores”.