Así lo afirmó Carola Baigorria, enfermera profesional en la zona rural. Además es docente en la carrera de Enfermería que se está llevando a cabo en Malargüe. Días atrás algunos de sus alumnos vivieron una experiencia inolvidable y formativa para su futuro desempeño.

“El trabajo del enfermero rural es muy distinto al que hace el enfermero del hospital. Imaginate que no tenemos médicos, hay uno cada 15 días. Todas las atenciones se hacen desde el enfermero a la comunidad. Atendemos desde los más pequeños a los más viejitos y hacemos todo lo que es seguimientos de tratamientos prolongados, prevención, vacunación, un poco de asistente social, un poco de psicólogo, un poco de todo”, así comenzó la charla a distancia con Carola Baigorria, ya que se encontraba en Ranquil Norte desempeñando su labor.

Carola es enfermera profesional del área sanitaria y parte fundamental del equipo de salud de la zona rural. Según contó, el régimen de trabajo es de 10 días por 20 de licencia. En ese tiempo ejerce la docencia en la carrera de Enfermería, enseñando Práctica Profesional, Enfermería Comunitaria y Enfermería Materno Infantil. A raíz de estas últimas dos materias es que surge, por iniciativa propia, la idea de que quienes quisieran y pudieran se instalasen durante 3 días en el Centro de Salud donde ella desempeña su profesión.

De todos sus alumnos, fueron 13 los que “se organizaron solos y hasta consiguieron la movilidad. Organizaron una práctica alternativa fuera de lo que está en la currícula y se vinieron al campo. Acá, por suerte para mí porque me dieron una gran mano, estaban los dos colegios así que hicimos asistencia sanitaria a todos los niños y grandes, visitas domiciliarias, y todo lo que es asistencia a comunidad, prevención de enfermedades respiratorias, que es la época, trabajo de enseñar pautas de cuidado e higiene. Esto se hizo el 23, 24 y 25 y creo que nos faltó tiempo”, contó sonriente Carola y continuó: “Pararon en el Centro de Salud, trajeron cosas para hacer con los chicos de la escuela, la intención es enseñar. Le pusieron bastante empeño, salió re lindo y la gente, especialmente los chicos, lo esperan”.

La entrevistada contó que durante la carrera se hacen prácticas de enfermería comunitaria en los Centros de Salud de la ciudad y todo lo que es el radio urbano. Sin embargo explicó su iniciativa y dijo: “A mí me surgió como propuesta que vengan a conocer los Centros de Salud del campo, porque no es una práctica obligatoria. Además hacemos asistencia de emergencia, accidentes, gente que se ha perdido, gente que se ha quedado varada en la ruta, ahí vamos a hacer asistencia sanitaria. También trabajamos con las dos escuelas que hay acá, primaria y secundaria, hacemos asistencia, charlas de prevención y actividades con los chicos, asistirlos en tratamientos si están enfermos, nuestro trabajo es bastante amplio” y agregó: “Nuestras guardias son de 10 días las 24 horas, tratamos de tener algunos horarios de descanso pero si surge una urgencia estamos a disposición. Trabajamos el chofer de la ambulancia, yo, y a veces los agentes sanitarios que, cuando los necesitamos, nos dan una mano”.

Carola contó que al centro asisten a 100 niños de secundaria, alrededor de 60 de primaria, más la gente del pueblo y chicos de afuera y de los puestos.

La intención final de esta salida para los estudiantes es darles a los futuros profesionales las herramientas necesarias para poder desarrollarse de la mejor forma en este ámbito, “ya que la mayoría de los que somos enfermeros no hacemos prácticas en el campo hasta que nos mandan al campo y recién ahí te encontrás con la realidad, que es totalmente distinta a la de la ciudad. Imaginate que acá cualquier decisión pasa por mis manos, cualquier intervención también pasa por mis manos, tenemos distancias muy largas hasta el hospital, así que en el trayecto tiene que actuar el enfermero a su criterio y la salud es mucha responsabilidad. Hacer un poco de médico, hacer diagnósticos y tratamientos, simples por supuesto”.

“Lo que no podemos lo derivamos, todo lo inherente al centro de salud como lo es la limpieza, la esterilización, la separación de material, todo eso se reduce al trabajo de la enfermería y, además, la asistencia en emergencia que tampoco te lo da la escuela”, confesó Carola. Y agregó: “El empezar a entrenarte en estas cosas está bueno, ahora se van más preparados para el que elija venir a trabajar al campo. El que elige estar en el campo es porque le gusta. Los que vinieron son los que siempre están más predispuestos a hacer cosas, de los 30 alumnos asistieron 13, la mayoría son los que tienen el perfil para trabajar en el campo, hay que ser más paciente, abierto, tener la predisposición, ojalá lo elijan porque nos faltan enfermeros en el campo, no todos quieren venir”.

Finalmente, Carola destacó que el objetivo de esta práctica fue destacar la reputación de los enfermeros de campo, “a veces suele estar un poco olvidada, como que venimos a descansar y nada que ver, trabajamos bastante, estamos muy pendientes de la comunidad y la comunidad depende mucho de nosotros. Quería que se valorara un poco más la imagen del enfermero rural, salimos con frío y lluvia con el botiquín, está muy bueno y lo deben conocer porque se hace de corazón”.

FUENTE: http://www.malargueadiario.com/quiero-que-se-valore-mas-la-imagen-del-enfermero-rural/

www.ciudadanosur.com.ar

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail