Demasiado pronto terminó el ATP 500 de Acapulco para Rafael Nadal, actual número dos del mundo que volvía a este certamen luego de su ausencia en 2018. El español cayó ante el australiano Nick Kyrgios por 3-6, 7-6 (2) y 7-6 (5) en la segunda ronda y no pudo mantener la costumbre de llegar a la final, objetivo que sí había cumplido en sus tres participaciones previas (fue campeón en 2005 y 2013).

Rafa y Kyrgios estuvieron 3 horas y 3 minutos en la cancha y el español dejó escapar tres match points en un partido en el que su rival pareció sentirse mal del estómago primero, lo que le llevó por unos minutos al vestuario, luego manifestó dolores en las rodillas y, por último, en la espalda, para lo que requirió el ingreso del fisioterapeuta. Y dentro del show de provocaciones del australiano, tampoco faltó un saque de abajo, en este caso fallido.

«Él hace su show, tiene un talento descomunal y hoy le salió bien», dijo Nadal en la conferencia de prensa posterior al partido. Pero también fue crítico con el australiano: «Tengo muchos años en el circuito y no porque un chico se dedique a hacer cosas extrañas dentro de la pista a mí me va a desquiciar. Otra cosa es que creo que tiene que mejorar en ese sentido, no creo que sea un mal chico, pero le falta respeto al público, al rival y a él mismo también, eso es lo que creo que debe mejorar, pero ahora que ha ganado hay que felicitarlo».

«Lo que ocurrió en los últimos cinco minutos refleja un poco lo que fue el partido. En el segundo y tercer sets tuve dos 0-40 a favor, otro juego con 0-30 y dos puntos claros para ganarlos, fueron muchas cosas. Creo que fue uno de estos días en los que no tocaba ganar, aunque en todo momento creo que jugué para llevarme la victoria», analizó Nadal.

Para Rafa, en comparación con él, Kyrgios tuvo «oportunidades mínimas». «Pero ante un jugador que saca de esta manera, estás expuesto a riegos que te llevan a un resultado final no esperado si uno no aprovecha las oportunidades que tiene, que en mi caso fueron muchas», lamentó.

Esta fue la tercera victoria de Kyrgios ante Nadal, en seis cruces entre ambos. Las dos anteriores habían sido en Wimbledon 2014 y en el Masters 1000 de Cincinnati 2017.

Por último, el español remarcó que «perdí el partido sin que me quebrara el saque y sin conceder muchas oportunidades, pero sucedieron muchas cosas extrañas. Por momentos parecía muy lesionado, luego lucía en perfecto estado. Suelo ser crítico conmigo mismo y mi crítica es la de haber jugado un poco mejor en algunos momentos. De diez partidos como este, mínimo ocho los tengo que ganar. Era una semana importante porque llevaba tiempo sin competir y perder así me deja triste».

En otro de los partidos de segunda ronda disputados el miércoles, Diego Schwartzman (4º) cayó ante el británico Cameron Norrie por 7-6 (5), 4-6 y 6-3. Y la jornada se completó con otros cinco partidos: el alemán Alexander Zverev (2º) despidió al español David Ferrer por 7-6 (0) y 6-1), John Isner (3º) venció a Sam Querrey en uno de los duelos de estadounidenses por un doble 6-4, Mackenzie McDonald superó a Frances Tiafoe por 6-7 (7), 7-5 y 6-3 en otro cruce de norteamericanos, el suizo Stan Wawrinka eliminó al estadounidense Steve Johnson (7º) por 7-6 (5) y 6-4, mientras que el australiano dejó en el camino al alemán Peter Gojowczyk por un contundente 6-0 y 6-2. Otro australiano, Alex de Minaur (5º), avanzó sin jugar por la no presentación del español Feliciano López.

Este jueves, por los cuartos de final, se cruzarán: McDonald-Norrie, De Minaur-Alexander Zverev (2º), Kyrgios-Wawrinka e Isner-Millman.

 

Fuente: www.clarín.com