El diputado nacional por Mendoza, y gran sorpresa en las últimas elecciones legislativas, José Luis Ramón, cargó con dureza contra Alfredo Cornejo.

Las palabras del titular de “Protectora” aparecieron en escena luego de que el gobernador lo castigara duramente. Ocurre que el primer mandatario mendocino dijo, ante las críticas de Ramón por el accionar del Gobierno en relación a los incendios, que el legislador nacional opinaba desde un parador de Reñaca.

Dejando en claro que no es lerdo para las respuestas, el diputado le contestó que en los únicos paradores que estuvo fue en los campos incendiados “para verificar in situ lo que estaba ocurriendo con el siniestro”.

Con mojada de oreja incluida, por medio de una carta abierta, le señaló que “sus colaboradores le informan mal de mí paradero, porque para su conocimiento le puedo decir que estuve en los campos de las familias Mortarotti, Schmidt, Saenz y otros, que oportunamente, usted se enterará por los reclamos judiciales que les efectuarán para el pago de las indemnizaciones por la inacción de sus funcionarios de Medio ambiente”.

Más tarde aclaró: “La realidad es que quién le habla, mi amigo, no estaba en un parador turístico de Reñaca, sino verificando y ayudando a los lugareños”.

Y en el final remató con extrema dureza: “No es lo mismo ver el siniestro y sus efectos pisando el güadal caliente de 43° y las cenizas aún humeantes; que recorrer la zona desde la comodidad de un Helicóptero. Créame, Sr. Gobernador,….no es lo mismo”.