Hace algunos días los concejales sanrafaelinos Cristina Da Dalt y Darío Barandalla se hicieron eco del reclamo de la comunidad de Real del Padre, a la cual le cerraron la sala multigrado de nivel inicial de la escuela 1-252 Álvarez Condarco.

Esta decisión fue tomada por la Dirección General de Escuelas, argumentando falta de matrícula, ya que se decidió dar de baja el curso. Ante esta situación, los papás deben trasladar a sus chicos a la escuela Clemente Sarmiento, que se encuentra a unos 3 kilómetros de distancia.

Los ediles mantuvieron en la semana una reunión con la Inspectora Regional Silvia Guerrero, con la firme expectativa de que se reabra el curso, el compromiso fue asumido por ella al escuchar a los concejales y presentar la posibilidad de que esta situación se revierta, en base al reclamo y la realidad del caso, ya que la decisión esta tomada.

Darío Barandalla agregó: “nos sorprendió que no se visualizaran las zonas aledañas a la escuela  donde se está llevando a cabo un emprendimiento ganadero con un potencial destacable ademas del crecimiento demográfico, quiere decir que a futuro habrá mayor cantidad de niños no solo para la sala de 4 y 5 si no para otros grados tambien ”

Cristina Da Dalt señaló que el reclamo surgió de los propios padres, quienes se ven obligados ahora a viajar varios kilómetros para llevar a los niños a la escuela. Otro punto que nos plantearon es que deben mandar a sus hijos más pequeños a una institución y a los mayores a otra.

“Según lo que nos dijo la representante de la DGE, había sólo tres niños inscriptos, pero los papás nos aseguran que son 9”, explicó la edil.

Hay que destacar que, en este tipo de escuelas rurales, la mayoría de los cursos tienen entre 5 y 10 alumnos.

“Nos aclaró la inspectora que, si se presentan todos los niños, está la posibilidad de reabrir la sala”, señaló Da Dalt y añadió que “si bien la decisión del cierre ya fue tomada y firmada, existe la chance de revertirla si se demuestra la existencia de la matrícula”

Vale aclarar que la situación en estas escuelas refleja históricamente una suba en la matricula recién a mediados de abril, esto se debe a que en épocas de cosecha, los chicos acompañan a sus padres, o los mismos no los pueden acercar a la escuela. Es una realidad y también una historia que se repite año a año con el agravante de la decisión al momento.