La risa y el llanto son una respuesta biológica producida por el organismo como respuesta a determinados estímulos, y aunque son diametralmente opuestas, comparten el manifestar emociones intensas que aportan beneficios para la salud.

La risa reduce el estrés, aumenta la frecuencia cardíaca, mejora la presión arterial y la capacidad respiratoria. Además fortalece el sistema inmunitario y produce endorfinas.

Con el llanto se eliminan sustancias generadas por estrés como cloruro de potasio y manganeso, se liberan dos hormonas como los opiáceos endógenos y la oxitocina que reducen el dolor, el estrés o la angustia, se mejora la respiración y se producen endorfinas, la llamada hormona de la felicidad.

Fuente: Télam

www.ciudadanosur.com.ar