El magistrado Carlos Aguerri, de la Corte Suprema de Justicia de Nicaragua, renunció a su cargo, convirtiéndose en el segundo juez que deja el puesto en medio de la crisis política que vive el país, informó este jueves una fuente legislativa.

El juez “Aguerri presentó su renuncia” al Parlamento, confirmó a la AFP el jefe de la bancada del derechista Partido Liberal Constitucionalista (PLC), Jimmy Bandón.

El diputado dijo que se dieron cuenta de la renuncia del juez al recibir este jueves la agenda de debate de la próxima semana del Parlamento, que es dirigido y controlado por el gobernante Frente Sandinista (FSLN, izquierda).

Informó que desconocen la fecha y los motivos de la renuncia del juez porque la carta no ha sido remitida a su bancada, que es minoría en el legislativo.

El juez Aguerri fue nombrado por el Parlamento al máximo tribunal de justicia en 2014 con el voto mayoritario del FSLN, que dirige el presidente Daniel Ortega, en el poder desde hace 12 años.

Aguerri es el segundo magistrado que renuncia a su puesto después de que el juez Rafael Solís, un veterano militante sandinista muy cercano a Ortega dejara sorpresivamente el puesto el 8 de enero.

Solís presentó su “renuncia inmediata e irrevocable” al cargo que ostentaba desde hace más de dos décadas, en una carta pública en la que acusó a Ortega de consolidar una “dictadura con caracteres de monarquía absoluta“.

Denunció además la instalación de “un estado de terror” en el país tras la protestas que sacudieron al gobierno hace nueve meses, cuya represión dejó al menos 325 muertos y más de 600 detenidos, según grupos humanitarios.

Fuente: www.infobae.com