MAE SAI (Tailandia).- Los socorristas intentarán este lunes, en su segundo día de riesgosas operaciones, evacuar los nueve jóvenes fútbolistas que siguen atrapados en una cueva inundada en Tailandia , un día después de que buzos de élite lograran sacar a cuatro niños.

Tailandia entera espera un final feliz para estos 12 niños y su entrenador de 25 años, que desde el 23 de junio se encuentran atrapados en la cueva de Thuam Luang, en el norte del país, un accidente que atrajo a esta zona del mundo a cientos de periodistas de medios extranjeros.

La lluvia monzónica que amenaza con más inundaciones en esta compleja red subterránea, de unos diez kilómetros de largo, es el principal desafío para los socorristas, que temen nuevas precipitaciones antes de que logren sacar a todo el grupo.

El equipo de fútbol “Jabalíes salvajes”, integrado por 12 niños de entre 11 y 16 años y su joven entrenador, pasó nueve días en las profundidades de la cueva antes de que dos buzos británicos los encontraran la semana pasada. Afectados por los hechos pero vivos, los menores estaban encaramados en una roca, a más de cuatro kilómetros de la entrada de la cueva.

El domingo, la compleja operación de rescate empezó con éxito al salvar a cuatro de ellos, gracias al trabajo de buzos experimentados que los guiaron a lo largo de un camino tortuoso, con tramos inundados y pasadizos muy estrechos.

Bautizados por las redes sociales como “Jabalíes salvajes 1, 2, 3 y 4”, los cuatro niños están “a salvo”, según anunció el domingo por la noche el jefe de rescate tailandés, Narongsak Osottanakorn, sin brindar detalles sobre el estado de salud ni la identidad de estos primeros evacuados.

Amenaza de lluvia

La falta de espacio también se suma a la complejidad de las operaciones ya que los rescatistas deben colocar suficientes botellas de oxígeno en la ruta de salida.

Sin dar información a la prensa más que un anuncio que advertía que el operativo se reanudaría pronto, el lunes en la mañana llegaron ambulancias y un helicóptero cerca de la entrada de la cueva.

La gran cantidad de periodistas de toda Tailandia y del mundo se mantienen alejados de la cueva y también del hospital de Chiang Rai, donde los cuatro supervivientes están bajo observación.

Después de haber sido descubiertos por los buzos británicos, los rescatistas analizaron desesperadamente todas las soluciones posibles, desde la perforación de túneles en las montañas hasta la posibilidad luego descartada de que esperaran durante semanas que terminara la época del monzón.

Pero ante la amenaza de nuevas lluvias y niveles más bajos de oxígeno en la galería donde el grupo encontró refugio, las autoridades decidieron el domingo apostar por iniciar la evacuación con tramos de buceo, tras considerar que las condiciones eran ideales.

Se espera que el jefe de la junta en el poder en Tailandia desde el golpe de Estado en 2014, el general Prayut Chan-O-Cha, viaje a esta zona este lunes en la tarde.

 

Fuente:www.lanación.com