Se realizó en Buenos Aires el XXVI Congreso Nacional de Medicina, el más importante de Argentina y al que concurren médicos destacados profesionales de nuestro país y del mundo.

El Equipo de Residencia de Clínica Médica, compuesto por Julieta Estevan Gili, Luciana Grassi, Natalia Guerrero, Paola Raso, Tania Zutara y Bernardita Soler, bajo la supervisión de Gabriela Funes y Aldo Tarifa, jefes del Servicio de Clínica Médica, presentó nueve trabajos científicos y obtuvo premios por siete de ellos.

Luis Vergani, director del Hospital Schestakow, expresó su satisfacción por este logro, en nombre propio y de la institución. “La participación y obtención de premios en este congreso es muy importante para el hospital, porque es elevar el nivel científico presentando casos clínicos”. Y agregó que hace que trascienda otra tarea. “Cuando un alumno se recibe, debe hacer una práctica obligatoria. En 2018, el Hospital Schestakow ha recibido 42 rotantes de otras provincias, 26 de Buenos Aires, 9 de Mendoza, 4 de la Universidad del Comahue, 1 de Entre Ríos, 1 de Córdoba y 1 de Rosario, lo cual nos enorgullece porque parte de esos médicos han elegido nuestro hospital para su residencia”.

“Hemos apostado a la capacitación y se ha decidido que en 2019 seguiremos con esta tarea”, concluyó Vergani.

Aldo Tarifa, jefe de Clínica Médica, dijo que “un trabajo en equipo es lo que priorizamos. En la actualidad se dice que para una residencia adecuada se necesitan 9 profesionales y en la nuestra son 8. Tenemos gran demanda asistencial en nuestro hospital porque recibimos pacientes de todo el Sur mendocino y de provincias vecinas, lo que también nos demanda mucho tiempo. No obstante, tenemos un grupo de trabajo excepcional”.

En cada ala que componen el servicio de Clínica Médica, hay 22 camas de internación y 10 camas en el 6º piso destinadas a este servicio.

Explicó Tarifa que “desde hace tres años se presentan en este congreso, organizado por la Sociedad Argentina de Medicina y la Sociedad de Medicina Interna de Buenos Aires, al que acuden profesionales de una alta calidad académica no sólo de nuestro país sino de países vecinos y del mundo. El primer año se presentaron 2 trabajos, en el segundo 6, y este año, 9 casos. Generalmente se presentan casos pocos frecuentes, de los que hay poca bibliografía y poco conocimiento de esa patología o casos muy frecuentes pero de presentación atípica”.

“Cada vez anhelamos mayores cosas y para esto nos ha estimulado la Dirección del hospital, a través del reconocimiento al desempeño, lo cual es muy gratificante, y le agradecemos al Directorio el apoyo recibido. Esto no tiene fines económicos. La única beneficiaria es la comunidad de San Rafael y los pacientes que eligen atenderse aquí”, afirmó.

El equipo de residentes

El Equipo de Residencia Clínica Médica está compuestos por Julieta Estevan Gili, Luciana Grassi, Natalia Guerrero, Paola Raso, Tania Zutara y Bernardita Soler, bajo la supervisión de Gabriela Funes y Aldo Tarifa, jefes del Servicio de Clínica Médica.

Bárbara Soler, médica clínica, es una de las integrantes de este equipo. “Un médico, luego de recibirse, elige hacer la residencia en la especialidad que desea. Clínica Médica es una especialidad, una formación de posgrado en que se busca especializarse en todas las patologías del adulto, frecuentes e infrecuentes. Este hospital, al tener residencias, se lo considera “hospital escuela”. Recibimos clases y realizamos investigación y estudio de casos clínicos, estadísticas. Todo ello redunda en beneficio del paciente.

En mi caso, elegí este hospital porque tiene dos cosas importantes: la primera es la cordialidad en el trato, un lugar donde se trabaja bien, y la segunda es que sabíamos que seguiríamos aprendiendo.

Otra de las integrantes es Paola Raso. “Poder presentarnos en este congreso con trabajos científicos es un gran desafío para hacer la tarea diaria y el desarrollo de los trabajos científicos. Estamos muy agradecidos con la dirección del hospital que nos dio todo su apoyo para que pudiésemos participar”, expresó.

“Invito a los chicos que se reciban a trabajar en el Hospital Schestakow, porque tiene una alta complejidad, comparativamente con Buenos Aires y Mendoza”, finalizó.