El Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Alimentación fue el escenario para que representantes del Gobierno, legisladores, empresarios y gremialistas conversaran sobre las políticas a seguir respecto de la dura situación de la agroindustria local. En ese sendero, todos coincidieron en que la tarea debe ser en conjunto, sumando fuerzas, dado que está en juego el pan de cientos de familias para un verano que está a la vuelta de la esquina.

Del encuentro participaron el Secretario de Industria y Comercio, Guillermo Cruz, los legisladores provinciales Edgar Rodríguez (UCR) y Javier Molina (PJ), el concejal radical Gustavo Ruiz, algunos empresarios y el dueño de casa, el titular del gremio, Ricardo Bertero.

Fue el sindicalista quien expresó que “la situación para la próxima temporada es delicada”, haciendo hincapié en que “las tarifas han sido tan altas que no han dejado margen de ganancias”.

Por su parte, Cruz señaló que “se trata de empresas que desde hace años arrastran problemas económicos”, pero que a pesar de eso la Provincia hará todo lo posible para ayudarlas a salir del trance. “Tenemos que ver cuáles son las líneas de crédito que se adapten a las necesidades de estas empresas”, añadió el funcionario.

En tanto que el diputado Rodríguez hizo referencia a La Colina, una de las industrias que hoy está en terapia intensiva. “A esta empresa le pedimos un plan de trabajo, pero todavía no han contestado”, señaló en sintonía con lo que ya había expresado el ministro Kerchner la semana pasada cuando aseguró que estaban a la espera de una contestación por parte de los dueños, dado que el Gobierno le ofreció varias ventanillas de crédito.

Respecto del daño que está provocando la importación, puntualmente en productos enlatados, Cruz sacó el escudo diciendo que esas “son medidas nacionales”, no obstante, aclaró que se le ha pedido a la Nación que suba el arancel de 14 a 35 por ciento en relación a las conservas y se está a la espera de esa respuesta.

Bertero subrayó que es grande la preocupación en el sector y recordó que “hay empresas que antes trabajaban con 400 empleados y hoy lo hacen con apenas 10 o 15”.