El espasmo se apoderó de la propietaria de un local comercial ubicado en Libertad al 600, cuando ayer en la mañana llegó al lugar y descubrió que había sido víctima de la delincuencia.

De acuerdo a lo que dice la denuncia, la mujer arribó a su tienda y observó que la reja y la puerta de entrada habían sido violentadas.

Los malvivientes armaron un botín con ropa deportiva, camperas, carteras e indumentarias varias. Desde la Policía informaron que el monto sustraído estaría cercano a los 500 mil pesos.

Los efectivos que llegaron al sitio montaron un exhaustivo operativo, sin embargo no han podido dar con los cacos.

Frente al cuantioso robo, la propietaria de “Naranja Indumentaria”, decidió cerrar su local.

El hecho tiene como título “averiguación robo” y está en manos de la Unidad Fiscal de la Comisaría 32°.

Fuente: www.diariomendozasur.com

http://dialradio.tv