El restaurante Petra, ubicado en avenida Hipólito Yrigoyen al 1700, sufrió nuevamente el accionar de la delincuencia. Ocurre que este local gastronómico ha sido robado en varias oportunidades, incluso uno de ellos con modalidad a mano armada.

Cortaron los cables de las cámaras

En esta ocasión, autores ignorados, se descolgaron por los techos, rompieron los cables de las cámaras de seguridad y se fueron directamente a la oficina de la empresa.

Allí barretearon una puerta primero y luego ultrajaron la puerta principal. Sin revolver nada se fueron directamente al lugar donde estaba el dinero de la recaudación del fin de semana, una suma cercana a los 70 mil pesos.

El hecho fue descubierto hoy en la mañana cuando la secretaria llegó al lugar. En ese punto hay algo que llama la atención, y es que a pesar de que la alarma sonó en ese sector, nunca le avisaron al dueño. La compañía de monitoreo recién se lo comunicó en horas de la mañana.

Se fueron directamente a donde estaba el dinero

En el lugar trabajó Policía Científica, pero no pudo levantar huellas, dado que los malvivientes habrían actuado usando guantes.

Por la mecánica de los hechos, la gran sospecha es que entraron por la parte de atrás del predio, que da un terreno baldío. Luego caminaron por los techos hasta romper la cámara que apunta a las oficinas.

Lo curioso es que el sistema de alarma se activó y los cacos siguieron actuando como si nada.

Juan, el dueño del local, en diálogo con nuestro medio señaló que “los ladrones sabían lo que hacían, por un lado, supieron como actuar para no dejar rastros, y por otro manejaban cierta información, porque no revolvieron nada, sino que se fueron derecho a donde estaba la plata”.

“La empresa de monitoreo de alarma también me debe una explicación porque nunca me llamaron, teniendo en cuenta que ese es el sector más delicado”, dijo después.

Silvio Barroso