Luego de sustraer un vehículo en la vía pública, se estacionó y se quedó dormido. El sujeto completó el sueño en un calabozo de la Comisaría Octava.

Ayer, alrededor de las 7:30 de la mañana, un vecino de Pueblo Diamante que había dejado su vehículo estacionado en la puerta de su casa se encontró con la desagradable sorpresa de que se lo habían robado.

El hecho ocurrió en Barcala y Sargento Cabral, cuando el hombre salió de la vivienda y constató que su Ford Fiesta ya no estaba.

Inmediatamente dio aviso a la Policía que, luego de montar un operativo en el barrio, encontró el coche estacionado en Barcala y La Pampa.

El asombro se apoderó de los uniformados, cuando descubrieron que en el interior se encontraba un sujeto durmiendo.

El rodado tenía el vidrio de la puerta del conductor roto y los cables del arranque dañados. Pruebas evidentes de que había sido robado.

El ladrón, de 24 años, fue conducido a la Comisaría Octava y se le inició una causa por robo agravado.