Una de las grandes problemáticas de inseguridad de los últimos tiempos, entre tantas, tienen que ver con el ataque a escuelas. Robos y daños están a la orden del día lamentablemente. Ejemplo concreto es lo que ocurrió la semana pasada donde en pocas horas tres escuelas fueron visitadas por delincuentes, incluso en uno de esos ultrajes, resultaron dos policías heridos de bala.

El Gobierno reconoce que es un dolor de cabeza y en breve se daría algún anuncio al respecto. “Todo robo es preocupante, sobre todo si hablamos de que son los colegios los protagonistas. Y no solamente hay que hablar de robos, ya que algo que está ocurriendo seguido son los actos de vandalismo. Hemos tenido muchas denuncias de daños”, expresó el subsecretario de Relaciones Institucionales del Ministerio de Seguridad, Néstor Majul.

El funcionario dijo después que hay escuelas que tienen serenos y alarmas, pero reconoció que eso, por ahora, no alcanza. Añadió luego que se han incrementado los patrullajes, aunque hay vándalos que igual hacen de las suyas.

Desde el Gobierno dicen que sería imposible poner un móvil policial en cada escuela, por eso acuden a la solidaridad del barrio.

“Es imprescindible tener una comunidad comprometida. Creemos que los vecinos de las escuelas tienen que animarse a denunciar si ven cualquier cosa rara y no esperar a que se produzca el hecho”, agregó el funcionario.

El Ministerio de Seguridad tiene las fichas puestas en que la ciudadanía también participe, por eso es que están diseñando un plan que consiste en alarmas comunitarias. De forma tal que, ante algo sospechoso, cualquiera de los vecinos del barrio pueda accionar la emergencia.

Majul aseguró que esto ya lo tienen charlado con Dirección General de Escuelas y solamente faltaría generar el vínculo con las uniones vecinales para definir la implementación del sistema.

Silvio Barroso