Alexei Navalny fue arrestado en su casa, denunció su mujer. La protesta, convocada por él, se produjo igual en todo el país. Hay 250 detenidos.

El opositor ruso Alexei Navalny fue detenido este lunes antes del inicio de una manifestación anticorrupción no autorizada en el centro de Moscú, anunció su esposa en la red social Twitter.

“Hola, soy Yulia Navalnaya. Alexei fue detenido en la entrada del edificio. Me pidió que les dijera que nuestros proyectos no han cambiado: Tverskaya”, la calle del centro de Moscú donde está prevista la manifestación, decía el mensaje publicado en la cuenta oficial del opositor.

Otro mensaje de la misma cuenta muestra a varios coches de policía estacionados al pie de un edificio.

Su portavoz, Kira Iarmych, confirmó en su propia cuenta el arresto de Navalny e indicó que se había cortado la electricidad en las oficinas de su organización anticorrupción, desde donde se emitía, por internet, un programa dedicada a las manifestaciones.

“La detención de Navalni es un reflejo de que (el presidente ruso) Vladímir Putin no quiere que a las elecciones de 2018 se presente ningún candidato que no sea del sistema”, añadió el responsable del equipo del líder opositor, que tiene intención de concurrir a los comicios.

Tras una movilización que registró un amplio seguimiento el 26 de marzo, el opositor convocó manifestaciones en toda Rusia este lunes, un día feriado en el que el país conmemora su independencia en 1990 antes de la caída de la Unión Soviética.

En otras regiones de Rusia, miles de personas salieron a la calle, dando lugar a por los menos 250 arrestos.

​En Moscú, la concentración prevista a las 8 de la mañana hora argentina había sido autorizada en el noreste de la ciudad pero Alexei Navalny decidió, unas horas antes, desplazarla a la calle Tverskaya, una avenida que desemboca en el Kremlin, donde se habían organizado actividades de animación relacionadas con el día festivo.

Navalni sorprendió anoche al hacer un llamado por video a sus partidarios pidiéndoles que asistan a Tverskaya en vez de al lugar previamente autorizado por el Ayuntamiento, alegando que no había conseguido que ninguna empresa les montara el escenario ni los equipos de sonido para un mitin.

Según el opositor, el ayuntamiento de Moscú trataba de impedir a todos los proveedores que le alquilaran un escenario y equipos de sonido.

El llamamiento ha sido considerado una “provocación” por las autoridades, habida cuenta de que en dicha calle tienen lugar hoy celebraciones populares por el Día de Rusia.

La policía de la capital advirtió que “toda provocación perpetrada por los manifestantes será considerada como una violación del orden público y será inmediatamente reprimida”.

El opositor número 1 del Kremlin consiguió que decenas de miles de personas se manifestaran el 26 de marzo, en toda Rusia y especialmente en Moscú, donde la protesta no estaba autorizada.

 

Fuente: www.clarin.com/mundo

www.ciudadanosur.com.ar

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail