Que el gobierno nacional reconociera la suspensión de la obra de la ruta que une Alvear con Malargüe fue a instancias del senador mendocino.

En el marco del informe que debe brindar el gobierno nacional al Congreso respecto de los actos de gobierno, gestión y números financieros, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, reconoció ante una de las consultas que las obras de la ruta 188 están paralizadas.

El dato sobresaliente es que la pregunta puntual no la hizo cualquiera, sino un miembro del Frente Cambiemos.
Julio Cobos es el nombre del senador que hizo la inquieta consulta. Den “detalle de la inversión plurianual prevista para la traza del camino de la ruta 188 Alvear-Malargüe”, fueron las palabras exactas.

Se trata de la traza del camino sobre la ruta 188 en el tramo que unen los departamentos General Alvear y Malargüe, sendero que forma parte del corredor bioceánico que se comunica con el paso internacional Pehuenche recientemente inaugurado.

Sobre el particular Peña admitió que esta obra se encuentra suspendida.

Con buenos reflejos, el jefe de Gabinete (llámese gobierno nacional) le tiró la pelota a Mendoza diciendo que “la obra de pavimentación de 26 kilómetros entre Alvear y Soitué está paralizada hasta tanto Vialidad Provincial traspase la obra mediante un convenio a Vialidad Nacional, para que ésta continúe su ejecución». En simples palabras, reconoció que la obra está suspendida, pero por una cuestión netamente provincial.

No es la primera vez que el ex gobernador y ex vicepresidente le pone el cuchillo en la panza al gobierno nacional. En más de una oportunidad ha manifestado que Macri tiene que consultar más al radicalismo a la hora de tomar decisiones.

El tema es Cornejo, porque con la pregunta de Cobos, la Nación rotuló al gobierno provincial de poco dinámico.

No es sorpresa que el senador salga con un “Martes 13”. Al final de cuentas tiene sobrada experiencia en ser un “oficialista crítico”.

Silvio Barroso

www.ciudadanosur.com.ar