Las cerca de 15 mil hectáreas que deben despejarse para construir la presa hidroeléctica están ubicadas en la localidad de Las Loicas, distrito Río Grande, en Malargüe. El 75% corresponde a terrenos estatales que serán reafectados, y el resto pertenece a privados.

La autoridades provinciales informaron que son 4.093 hectáreas de propiedades privadas que serán relocalizadas y que se suman a las 9.775 ha estatales que también se verán afectadas.

Desde el Gobierno de Mendoza aseguran que “se están dando pasos firmes y concretos para acercarse al inicio de obras del Proyecto Hidroeléctrico Portezuelo del Viento”. En este marco, se avanzó con la firma de los planos de mensura para que, tras la publicación del decreto oficial, se notifique a los privados sobre la expropiación.

En el plano de mensura, que firmó Martín Kerchner, ministro de Economía, Energía y Infraestructura, acompañado por el secretario de Ambiente, Humberto Mingorance, aparecen 4.093 hectáreas que corresponden a ocho parcelas privadas que principalmente se utilizan para pastoreo y que corresponden a puesteros dispersos a los que en ningún caso se expropia más del 22% del terreno total.

En la villa Las Loicas y zonas aledañas se elaboró, en conjunto con la comunidad afectada, un plan de reasentamiento involuntario, que involucra a unas 50 familias.

De la superficie total del polígono, 3500 hectáreas quedarán bajo el agua y el resto pertenece a la zona de afectación para seguridad topográfica, rutas, lugares de yacimiento y áreas multipropósito.

Cabe recordar que esta obra proveerá de energía al sistema eléctrico interconectado y abastecerá a 130.000 usuarios más, es decir un tercio más de los que actualmente posee el servicio domiciliario. Además, la obra, que requerirá unos $14.000 millones, generará 3.000 puestos de trabajo en forma directa y 8.000 en forma indirecta.