Una noche para el olvido vivió una mujer domiciliada en la calle Santa Fe al 700 de nuestra ciudad. Sucede que ruidos extraños en el interior de la casa la despertaron de manera brusca.

Sobresaltada se incorporó de la cama y grande fue la sorpresa al ver un sujeto extraño a metros de donde ella estaba. Fue en ese instante donde el malviviente escapó raudamente.

De acuerdo a la denuncia de la mujer al 911, el caco solamente había alcanzado a robarle el celular.

Rápidamente se montó un operativo por la zona y al poco andar los uniformados lograron encontrar el teléfono tirado en una vereda de calle Corrientes.

El caso es investigado por la Unidad Fiscal de la Comisaría 32º y por el momento no se sabe nada del ladrón.