Un hombre sufrió la sustracción de su automóvil a plena luz del día. El episodio tuvo lugar ayer a las 10 de la mañana en Adolfo Calle y Lassa.

La víctima sufrió el desperfecto mecánico de su auto, un Ford Escort, y tuvo que dejarlo en esa dirección.

Luego de una hora regresó al lugar a buscar el rodado y se encontró con una desagradable sorpresa: el coche ya no estaba.

Autores desconocidos se lo habían robado, motivo por el cual dio intervención a la Comisaría Octava que comenzó una investigación bajo el título de carátula “hurto agravado”.