El subsecretario de Salud de Mendoza, Oscar Sagás, destacó que “en 2018 hemos tenido un atraso en la presentación de enfermedades respiratorias que puede constatarse al comparar la cantidad de casos que se habían registrado para esta misma época en 2017, sobre todo en casos de bronquiolitis”.

“Esta baja se debe a que el ministerio ha desarrollado de forma oportuna la Campaña de Invierno, con muy buenos resultados obtenidos en la vacunación contra la gripe. Ya se han colocado 202 mil dosis y se espera que para setiembre se alcance la meta oficial de 230 mil dosis”, expresó el funcionario.

Esta vacuna está destinada principalmente a los grupos de riesgo, que son los que tienen mayor posibilidad de sufrir complicaciones por la gripe y deben recibir la vacuna todos los años. Entre ellos se encuentran los trabajadores de la salud; todas las mujeres embarazadas, en cualquier momento de la gestación; las mujeres que tienen bebés menores de 6 meses; los niños entre 6 meses y 24 meses inclusive (deben recibir 2 dosis, con un intervalo mínimo de cuatro semanas); niños y adultos que tienen entre 2 y 64 años con enfermedades crónicas (respiratorias, cardíacas, renales, diabetes, obesidad mórbida), con receta médica. En el caso de los niños de 2 a 8 años inclusive, que se vacunan por primera vez contra la gripe, deben recibir 2 dosis con un intervalo mínimo de cuatro semanas.

De todos modos, desde el ministerio no descartan que el pico de las enfermedades respiratorias pueda producirse el próximo mes. Por lo cual aconsejan a la comunidad continuar con las medidas de prevención, como, al toser o estornudar, cubrirse la boca y la nariz con el brazo, lavarse las manos de forma frecuente y mantener los ambientes limpios y ventilados.

Igualmente, el ministerio advierte que en esta época, con la llegada del frío, estas enfermedades continúan siendo recurrentes. Por ello, ante la presencia de síntomas, es muy importante no automedicarse, concurrir al centro de salud de referencia más cercano al domicilio y, en caso de mayor gravedad, ir a la guardia de un hospital, donde se indicará un tratamiento o se decidirá la internación sólo ante un caso más severo.