Médicos y funcionarios recomiendan a la población “usar preservativo en todas las relaciones sexuales”.

Los casos de sífilis, una enfermedad de transmisión sexual, se triplicaron entre 2011 y 2017 en la Argentina, según datos del Ministerio de Salud de la Nación, por lo que recomendaron a la población “usar preservativo en todas las relaciones sexuales”.

Así, mientras que en 2011 se notificaron 3.875 casos, en 2017 se reportaron 11.709, la mayoría jóvenes de entre 17 y 30 años, precisaron las fuentes.

“La sífilis es una enfermedad de trasmisión sexual producida por la bacteria ‘Treponema Pallidum’. Se contagia al mantener relaciones sexuales vaginales, orales o anales sin preservativo con una persona infectada, y también hay transmisión de madre a hijo durante el embarazo”, explicaron desde la AHF (AIDS Healthcare Foundation), una organización norteamericana que trabaja con personas infectadas con HIV-Sida.

El diagnóstico se realiza mediante un análisis de sangre, mientras que la patología se trata con un antibiótico (penicilina). Los síntomas aparecen 20 días después de que el virus entre al organismo y ocurren en tres etapas: al comienzo se perciben unas pequeñas llagas en la vagina, pene, ano o boca, que no duelen y desaparecen sin tratamiento luego de 15 días.

Seis meses después puede aparecer una erupción en el cuerpo, acompañada de fiebre y caída del cabello. Finamente, la bacteria queda en la sangre y con el tiempo puede derivar en demencia, ceguera, parálisis y otras enfermedades graves. “Está comprobado que tanto la sífilis como otras Infecciones de Transmisión Sexual (ITS) se previenen utilizando preservativo, aunque en el último tiempo haya disminuido su uso significativamente”, alertaron desde la AHF.

La clave de prevención: el preservativo
En ese sentido, datos relevados por AHF Argentina indican que sólo el 14,5 por ciento de las personas “utiliza siempre el preservativo”, mientras que el 65 por ciento lo usa “en algunas oportunidades” y el 20,5 por ciento “no lo usa nunca”.

“Aún sigue siendo fundamental que desde el gobierno, la comunidad médica y la sociedad civil se refuercen las campañas de concientización, educación y difusión sobre la prevención con el uso del preservativo y la detección precoz mediante los testeos para minimizar los riesgos de transmisión”, enfatizaron desde la AHF.

En cuanto a la transmisión de madre a hijo, que puede provocar abortos y discapacidades en el recién nacido, los especialistas señalan que una de las causas por las que la embarazada no recibe el tratamiento adecuado es “la dificultad para la aplicación de penicilina benzatínica en centros de atención primaria por una sobreestimación del riesgo de alergias severas a ese antibiótico”.

Así lo refirieron profesionales de varios distritos del Conurbano que, en julio del año pasado, participaron de una jornada de prevención de la transmisión vertical de HIV y sífilis organizada el Ministerio de Salud de la Provincia, con apoyo de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y Unicef.

Asimismo, la comunidad internacional se comprometió a “eliminar la transmisión materno-infantil del VIH y la sífilis como problema de salud pública”, mientras que la Organización Mundial de la Salud (OMS) estableció como meta “alcanzar menos de 50 casos de sífilis congénita por 100.000 nacidos vivos para 2030”.

 

Fuente: tn.com.ar

www.ciudadanosur.com.ar