El debate en el Senado de la Nación por la legalización del aborto entró en su recta final y, a poco más de una semana de la votación del miércoles 8 de agosto, el pronóstico sigue siendo de final abierto, aunque los senadores en contra del proyecto con media sanción de Diputados ampliaron su ventaja.

En las últimas horas, los “celestes” sumaron dos voluntades: el chaqueño Ángel Rozas (UCR/Cambiemos) y la peronista de Catamarca Inés Blas.

Según el punteo de Clarín, el sector “celeste” cuenta 35 votos y el “verde” 32, en caso de que coincidan todos los senadores favorables a la legalización en una única posición. Ahora quedan cuatro “indecisos”: José Alperovich (Tucumán), Omar Perotti (Santa Fe), Irene Blas (Catamarca) y Juan Carlos Romero (Salta).  El “no” juega con “yapa”, ya que en caso de empate, la vicepresidenta Gabriela Michetti votará por el rechazo.

Para sumar apoyo y evitar el rechazo de la iniciativa, los senadores “pro-aborto”acordaron acordaron impulsar una tercera vía aceptando cambios que “suavicen” el proyecto aprobado en Diputados. Es decir, la “opción verde claro”.

La iniciativa alternativa promovida por tres senadores de Córdoba incluye al menos cinco modificaciones: reducir el plazo de legalización de 14 a 12 semanas de gestación, extender la objeción de conciencia a las instituciones, establecer la entrega gratuita de las monodrogas para el tratamiento a hospitales públicos y obras sociales sindicales, eliminar penas para los médicos que se nieguen a la práctica. Y se agrega un plazo de 180 días para que entre en vigencia la ley, a fin de que se adecuen las provincias.

Sobre la base de ese nuevo texto cerraron filas su autor, Carlos Caserio, y el principal operador de los “verdes”, Miguel Pichetto, número dos y número uno del bloque del PJ, respectivamente. Y sumaron al resto. 

Ampliaron el marco de negociación  con el macrista Humberto Schiavoni, el jefe del interbloque Cambiemos, Luis Naidenoff (UCR-Formosa) y los dos no cordobeses que sumaron propuestas de cambios, Guillermo Pereyra (del Movimiento Popular Neuquino) y el peronista chaqueño Eduardo Aguilar. También se acoplarían los K.

En la suma de las tres comisiones que este miércoles debatirán el dictamen podrían tener mayoría. Aunque ese resultado sólo les garantizaría que el proyecto suba al primer lugar en el orden de tratamiento de la sesión del 8 de agosto. La cuenta de los votos​ para definir el resultado de la ley por ahora los sigue dando abajo.

Mientras tanto, los “celestes” irían con un dictamen de rechazo este miércoles, en el plenario de comisiones. Aunque también podrían trabarlo. De lograrlo, la ley se trataría igual en el recinto la próxima semana, pero sobre la base de lo que votó Diputados, y a los “verdes” se le complicaría la tarea de cerrar filas con los que piden cambios.

 

Fuente:www.clarín.com