Mariano Tripiana, hijo de un detenido desaparecido durante la última dictadura militar, habló sobre el sacerdote Franco Reverberi, acusado de colaborar con los represores. Hizo hincapié en los curas sanrafaelinos que defienden a dicho sujeto. “Nos tenemos que bancar que curas como Álvarez lo justifiquen y lo defiendan”, remarcó.

La semana pasada fue un día histórico para San Rafael, dado que en el segundo juicio por crímenes de lesa humanidad se condenaron a 12 ex uniformados a prisión perpetua, lo cual no es poca cosa, sobre todo para los familiares de las víctimas que en su gran mayoría quedaron conformes con el fallo del tribunal.

De esta manera, sujetos que supieron vestir el uniforme policial de Mendoza y también del Ejercito permanecerán el resto de sus días tras los barrotes por ser autores de homicidios, de robos, de torturas, de desaparición de personas y de violaciones. Actos cometidos en San Rafael y cuyas víctimas fueron más de 70.

Eran muchas la pruebas y abundantes los testimonios de testigos que declararon en el debate que relataron las atrocidades cometidas por los represores. Por eso no resultó extraño la condena a perpetua de los máximos responsables de aquella oscura época.

Dentro del fallo resultó llamativo uno de los puntos. El tribunal ordenó librar un oficio hacia el Vaticano, poniendo en conocimiento de la máxima autoridad, es decir el Papa Francisco, sobre los actos cometidos por el cura Franco Reverberi, señalado por varios testigos como colaborador de la dictadura.

“Tiene que venir a nuestro país y dar cuenta de lo que hizo. Porque fueron muchas las víctimas que lo ubicaron en el mismo lugar donde los torturaban. Reverberi colaboraba con los torturadores”, indicó Mariano Tripiana, miembro de la Agrupación HIJOS, que pasó por el programa Sin Documentos de radio Mitre San Rafael.

Después añadió que “no solamente era un cura que participaba de las torturas, sino que también era un depravado que abusaba de los propios soldados que hacían el servicio militar”.

“Lo más grave es que tenemos que soportar que está refugiado en Italia, dando misa y encima hay sacerdotes de San Rafael que lo defienden, como el cura Álvarez, que cada vez que puede intenta justificarlo”, remarcó a continuación.

“Quiero dejar en claro algo, que no estoy hablando de toda la Iglesia Católica, yo simplemente digo que hubo sacerdotes que fueron cómplices, como Reverberi, y que en la actualidad hay curas que los defienden, como es el caso de Álvarez”, finalizó Tripiana.

Silvio Barroso