El Ejecutivo provincial le ofreció al dueño de la empresa La Colina un préstamo de 20 millones de pesos para que la emblemática fábrica de conserva pueda salir del pozo donde está en este momento, pero para que se haga efectivo ese crédito el dueño tiene que ofrecer como garantía bienes personales, algo que, por ahora, no estaría dispuesto hacer.

El Gobierno dice que no está todo dicho y confía en que Walter De Pellegrín reflexione y cumpla con esos requisitos para que la empresa no cierre sus puertas de manera definitiva y cientos de familias queden en una situación de calle.

Mientras tanto, desde el municipio señalaron que no se van a quedar de brazos cruzados y según el propio intendente Emir Félix, ya comenzaron a diseñar un plan de ayuda social para esas familias, en el caso de que la conservera no haga la temporada.

Aunque no brindó detalles el jefe comunal expresó que “estamos muy preocupados porque no es poca la cantidad de gente que puede quedar en la calle y sin nada, por eso nosotros hemos pensado en un plan b que consiste básicamente en ayuda social”.

Félix aseguró que la Municipalidad pondrá todo lo que tiene a su alcance para ayudar a esas familias en el caso de que se queden sin temporada.