La suba de los resarcitorios y punitorios dispuesto la semana pasada por el Ministerio de Hacienda para la deuda de las empresas con la AFIP sigue generando revuelo entre las pequeñas y medianas empresas, ya asfixiadas por la fuerte caída de la actividad económica.

Pero desde el organismo que dirige Leandro Cuccioli consideran que ese nivel de tasas era insostenible porque generaba que las empresas se financien con la AFIP, ante la imposibilidad de acceder a créditos en el sistema financiero por las altas tasas. Fuentes oficiales precisaron que hoy el organismo tiene $300.000 millones en la calle y que «cumple un rol central en la financiación de la economía».

Mediante una carta enviada al ministro Nicolás Dujovne, la Confederación de la Mediana Empresa (CAME) advirtió que la «actualización de montos por incumplimiento fiscal generará la posibilidad de que el propio Estado lleve al cierre de pymes que se encuentran asfixiadas por la actual situación económica, mientras que arrastrará a otras tantas a la morosidad o, lo que sería mucho más grave, a la informalidad como único camino posible para subsistir».

De acuerdo con la resolución 50/2019, publicada la semana pasada en el Boletín Oficial, los intereses resarcitorios (atraso simple) y los punitorios (cuando ya la AFIP generó una boleta de deuda) ya no tendrán más el tope de 36% anual. A partir de abril, alcanzarán mensualmente la suma equivalente a 1,2 y 1,5 veces, respectivamente, la tasa nominal anual del canal electrónico para depósitos a plazo fijo en pesos a 180 días del Banco Nación.

«Lejos de entender el incumplimiento como estrategia especulativa, las pymes, que hemos advertido en más de una ocasión la creciente transferencia de recursos del sistema productivo al financiero, reclamamos que se reconsidere esta disposición con el objeto de resguardar al ya dañado sistema productivo nacional, responsable del 70% del empleo argentino», planteó la CAME en la misiva a Dujovne, en la que además le pidió una pronta audiencia.

Fuente: www.infobae.com