Nadie tiene dudas de que el hospital público local tiene un intenso movimiento durante todo el día, sobre todo en horas de la mañana cuando los consultorios externos funcionan a full. En el mismo sentido, el mediodía no se queda atrás respecto de la cantidad de gente que circula por las inmediaciones, teniendo en cuenta que es el horario de visita.

En esa línea de tiempo, ‘los amigos de lo ajeno’ aprovechan para hacer de las suyas en las veredas de esa manzana.

Los robos de bicicletas, en los últimos años, en calles Maza y Emilio Civit se cuentan por decenas. A eso hay que adicionarle la sustracción de motos, algo que se viene dando de manera casi continua desde hace un tiempo.

En el día de ayer, alrededor de las 13:30, se registró un nuevo caso cuando un hombre, de 29 años, salió del interior del nosocomio y se encontró con la desagradable sorpresa de que le habían robado la moto, una Corven 110 cc. que había dejado con las medidas de seguridad correspondiente.

Son veredas muy transitadas, con intenso movimiento de personas. Quizás allí se camuflan los malvivientes, que no solamente roban motos y bicicletas, sino que también llevan adelante actos de vandalismo rompiendo espejos retrovisores de autos, sustrayendo logos metálicos o de plástico de los mismos, e incluso rayando pinturas.

La curiosidad, es que a metros de allí se ubica el edificio de la Jefatura Departamental de la Policía.

Silvio Barroso