En una acción conjunta entre Infraestructura y la Dirección General de Escuelas, se están distribuyendo 300 artefactos en los establecimientos de la provincia que más los necesiten. Destinan casi $4 millones para reparaciones menores de estufas y calderas existentes.

La Subsecretaría de Infraestructura Social Básica y la Dirección General de Escuelas comenzaron a distribuir 300 nuevos calefactores infrarrojos en las escuelas que más lo necesitan, de acuerdo con un minucioso relevamiento realizado por técnicos del área de calefacción.

Esta medida en conjunto tiene el objetivo de ayudar a combatir los días de frío en los establecimientos educativos de la provincia. Las estufas en cuestión remplazarán a las existentes que ya han cumplido su vida útil. Esto, hasta que se concrete en breve una importante licitación pública para la compra de artefactos de gas, que incluye otros elementos.

La futura adquisición incluye 1.900 calefactores (infrarrojos y de tiro balanceado), 80 termotanques (de 120 y 55 litros), 40 cocinas comunes y 50 cocinas industriales. A esto se sumarán 10 turbogeneradores, 8 hornos pizzeros y 8 anafes industriales, entre otros artefactos. La inversión oficial prevista alcanza $13 millones.