Gol con delay

Los empleados del sector Patrimonio de la Casa Rosada ingresaron en la oficina del secretario General de la Presidencia y observaron la mesa hecha trizas. “¿Qué pasó acá?”, preguntó uno de ellos, con gesto adusto. “No lo sé, se partió sola”, especuló una de las mujeres que trabajan allí junto a Fernando De Andreis. De todos modos, no hubo alarma pues era una mesa de hierro y no, una de las clásicas e históricas de la Casa de Gobierno. Esto sucedió el día del partido Argentina-Nigeria, donde el agónico gol de Marcos Rojo llevó a la Argentina a octavos de final. Pero otro empleado, con rasgos de investigador, pudo reconstruir la historia: en esa oficina se vio el partido de la Selección: mientras Mauricio Macri lo miró en Olivos con su mujer Juliana Awada, en la Secretaría General se juntaron De Andreis con el vocero presidencial Iván Pavlovsky y el secretario de Comunicación Jorge Grecco. El sufrimiento de los funcionarios se incrementó con el delay de su televisor ya que escuchaban antes los gritos de las otras oficinas. Pero a los 86 minutos del segundo tiempo, tras el centro de Mercado y el derechazo de Rojo con destino de red, De Andreís pegó un salto y terminó arriba de la mesa ratona, a la que se destrozó sin miramientosGuarda con las emociones…

Mesa chica de Mauricio Macri, con Peña, De Andreis, Vidal, Santilli, Salvai. Foto Prensa PRO

Mesa chica de Mauricio Macri, con Peña, De Andreis, Vidal, Santilli, Salvai. Foto Prensa PRO

A Rusia

Hay otros funcionarios que están en Rusia disfrutando los partidos de la Selección. En Nizhni Nóvgorod, en el partido contra Nigeria, se vio al secretario general del Club Atlético Boca Juniors, Christian Gribaudo, quien además de cumplir ese rol está a cargo del IPS bonaerense que es el Anses provincial. Quienes lo conocen, saben de su deseo de ser el próximo presidente de Boca y suceder a su amigo Daniel Angelici. Pero al margen de su fervor futbolero, el hombre es el titular del Instituto de Previsión Social, sector que pasa un momento delicado y menos placentero que el del xeneize Gribaudo. Otros funcionarios a los que se vio en Rusia fue a los diputados provinciales bonaerenses de Cambiemos Jorge Mancini y Adrián Urrell y a Juan Manuel Cheppi, del FpV. Mancini es hombre fuerte del gremio del CEAMSE, desde donde se ha hecho íntimo de Claudio “Chiqui” Tapia, quien además de presidente de AFA es vicepresidente del CEAMSE, la empresa pública que se encarga de los residuos urbanos del Gran Buenos Aires. Más gestión, menos fútbol, señores…

Reflejos

Hablando de gestión, la caída en la Construcción terminó gestando una cumbre entre Gobierno, gremio y empresariado del rubro, que terminó en una conferencia de prensa conjunta. Allí se sentaron el ministro Rogelio Frigerio, el titular de la CAC Gustavo Weiss y el jefe de la UOCRA Gerardo Martínez. Cuando surgió el tema salarial, Frigerio ratificó que las paritarias estaban abiertas, tras el acuerdo del gremio de Hugo Moyano en un 25%. El empresario Weiss asentía todo lo que decía el ministro por lo que el sindicalista Martínez no perdió la oportunidad: “Gustavo, ví que aprobabas las palabras del ministro. A ver cuando nos reunimos para activar el ajuste paritario por lo menos en el 25%: ahora no tenés excusas…”. Weiss se puso colorado y dijo veloz: “Sí sí, por supuesto. Nos tenemos que reunir”. Frigerio estalló en risas y afirmó: “¡Qué reflejos, Gerardo!”. Pero aclaró: “Ahora se tienen que poner de acuerdo ustedes, eh”, dijo y se corrió del asunto. Hombre precavido…

Frigerio se reunió con Gerardo Martinez, sec gral de la UOCRA, Gustavo Weiss, presidente de la Cámara de la Construcción. Foto Néstor García

Frigerio se reunió con Gerardo Martinez, sec gral de la UOCRA, Gustavo Weiss, presidente de la Cámara de la Construcción. Foto Néstor García

Sentados en el piso

Dos dirigentes del peronismo se juntaron en el concurrido restorán de sushi de Figueroa Alcorta y San Martín de Tours. Juan Manuel Urtubey y Sergio Massa se sentaron a hablar sobre “lo que se viene en el peronismo” y, para mayor serenidad, se ubicaron en uno de los decks del lugar, donde la mesa está casi al ras del suelo. Mientras los peronistas con hambre presidencial miraban el menú, un fiscal federal los vio, en el piso, y con las piernas cruzadas como indica la norma en el lugar. “¡Qué estarán haciendo…!”, los chicaneó el funcionario judicial mientras empujaba a sus hijas en búsqueda de su Combinado Roll & Roll. Pax peronista…

Urtubey y Massa. Foto Guillermo Rodriguez Adami

Urtubey y Massa. Foto Guillermo Rodriguez Adami

 

Fuente: Clarín