La inseguridad no mide tiempo, ni lugar. Una prueba de eso es lo que ocurrió ayer en horas de la mañana en una esquina del microcentro sanrafaelino.

Una joven dejó estacionado su vehículo, un Fiat 147, en la intersección de Luzuriaga y Aristóbulo del Valle a las 9 de la mañana, y cuando fue a buscarlo al mediodía el rodado no estaba.

De acuerdo a información oficial, no hay novedad del auto, ni de los autores del ilícito.

La causa quedó bajo la jurisdicción de la Comisaría Octava y se instruye como “hurto agravado”.