El gobierno endureció el derecho de admisión en las canchas