Sea por los sostenidos niveles de inflación que mantuvo la economía en los últimos años o por las reiteradas caídas en recesión, los usuarios argentinos de tarjetas de crédito valoran cada vez más la posibilidad que estas les abren para acceder a promociones que permiten adquirir productos o servicios a precios “más acomodados” o realizar compras con pagos que se estiran en cuotas.

El dato surge del informe de tarjetas de crédito en la Argentina que periódicamente realiza el Estudio Paredes, una radiografía de la actividad que muestra que ambos atributos no solo figuran reiteradamente entre los más apreciados por quienes usan los plásticos, sino que resultan cada vez mejor considerados como “diferenciales” que dan mayor sentido al uso de estos medios de pago.

“Hay una valoración creciente de las tarjetas como medio de pago o ‘rueda de auxilio’ ante situaciones de estrés económico o financiero desde 2010 hasta el presente. Esa apreciación favorable es del 73% en promedio, pero crece notoriamente a medida que disminuye el nivel socioeconómico, llegando al 78% entre los del nivel C3 y al 84% en el D2, que es el estrato más bajo”, explicó a LA NACION Enrique Paredes, autor del relevamiento.

A su vez, a la tradicional valoración por razones prácticas, como la posibilidad de evitar el efectivo por razones de seguridad, “se agregaron cada vez con más preponderancia altas valoraciones por los beneficios que ofrecen para realizar pagos en cuotas o acceder a descuentos y bonificaciones”, resalta el experto.

 

Fuente:www.lanación.com