Ya no hay nada más que hablar, al menos si de la etapa de instrucción se trata. Con elementos suficientes para que la causa pase a otra etapa, la fiscal del caso dijo que Julieta Silva, la joven empresaria imputada por la muerte de Genaro Fortunato (25), tiene que ir a juicio.

Se trata del violento y confuso episodio ocurrido en setiembre de 2017 a la salida del bar Mona, sobre calle El Chañaral, donde perdió la vida el conocido rugbier luego de ser arrollado por su novia.

De esta forma, la Dra. Andrea Rossi concluyó la investigación y pidió la elevación a juicio, algo que se materializará luego de la Feria Judicial.

Julieta Silva, acusada de homicidio culposo agravado o alternativamente de homicidio simple con dolo eventual, espera ese día en prisión domiciliaria.