Ante la dificultad para contratar a los candidatos más cotizados (Simeone, Pochettino, Gallardo o Martino, quien aún no cerró del todo la puerta), en la calle Viamonte toma cuerpo otra alternativa.

Plan A: Diego Simeone, tiene vínculo con el Atlético Madrid hasta el 30 de junio de 2020 y su papá ya avisó que “todavía no es su tiempo” en la Selección. Su hermana Natalia, incluso, arriesgó que “más pronto que tarde” dirigirá al Inter de Milan, otra institución en la que dejó una gran imagen. Tal vez en 2026 o 2030. Tachado.

Plan B: Mauricio Pochettino, el preferido de Claudio Tapia, presidente de la Asociación del Fútbol Argentino, y su entorno. Su relación contractual con Tottenham (finaliza en 2023) es una barrera alta. En el seno de la calle Viamonte no pierden las esperanzas, pero suena muy difícil.

Plan C: Marcelo Gallardo, con contrato firmado con River hasta diciembre de 2021 e intenciones firmes de terminarlo. Además, estrechamente relacionado con Rodolfo D’Onofrio, de diferencias explícitas con la conducción de la AFA. El propio Muñeco exteriorizó sus críticas a la dirigencia de la entidad que rige nuestro fútbol. En este contexto, imposible.

Plan D: Gerardo Martino, con conocimiento del césped del complejo de Ezeiza (para lo bueno y lo malo) y dos finales de Copa América en el lomo. A fin de año finaliza su vínculo con Atlanta United, de la MLS, que quiere retenerlo. Tiene muy buena relación con Claudio Tapia, puede reunirse llegado el caso, escuchar, pero no está convencido. No es un caso cerrado, pero en la AFA no lo ven fácil de resolver.

¿Plan S? Tras la buena imagen que dejó la Selección en los amistosos frente a Guatemala (triunfo 3-0) y Colombia (empate 0-0), la idea, sobre todo en el sector de Claudio Tapia, comenzó a prender en silencio. “Ponele unas fichitas a Scaloni”, le subrayó a Infobae una fuente con participación en la mesa de decisiones.

En efecto, las acciones de Lionel Scaloni, por las virtudes exhibidas y con ayuda de la coyuntura, subieron con fuerte impulso. Y empiezan a evaluar con seriedad una continuidad del proceso en el que lo acompañan Walter Samuel y Pablo Aimar. Más allá de los resultados, lo que entusiasma son las formas y la búsqueda.

Scaloni, de 40 años, les refresca conceptos a Martínez y Tagliafico frente a Colombia (Foto Baires)
Scaloni, de 40 años, les refresca conceptos a Martínez y Tagliafico frente a Colombia (Foto Baires)

Con la fuerte renovación de nombres, Argentina mostró una fisonomía diferente ante Guatemala, más allá de que se trató de un rival menor: presión alta, transiciones rápidas y mucho sacrificio colectivo. Ante Colombia, un adversario más reputado, repitió la intención en la primera etapa, en la que mereció ganar.

Además, desde el entorno de Tapia (que elogió copiosamente a Scaloni desde que estuvo a cargo del Sub 20 en el torneo de L’Alcúdia, que ganó Argentina) destacan su “manejo de grupo” y ponen como ejemplo lo que sucedió con Paulo Dybala. El tuit acusador de Gustavo, hermano y representante de la Joya, generó un clima enrarecido en la previa del duelo contra Colombia. El DT derrumbó la polémica ante las cámaras y con el delantero al lado, con espontaneidad.

El diagnóstico es correcto aunque, tal vez, algo apresurado. El análisis se reduce a apenas dos partidos y habrá que ver, por ejemplo, cómo domina el hecho de que los históricos que no se retiraron (Di María, Agüero, Otamendi, ¿Messi, en el corto plazo?) estén convocables y, si los llama, cómo se da su introducción en el flamante grupo. También habrá que observar cómo sale la Selección del próximo gran desafío: el clásico sudamericano ante Brasil, en octubre, en Arabia Saudita. Los resultados de acá a fin de año terminarán de definir si su perfil se robustece lo suficiente para quitarse el rótulo de “interino”.

El saludable envión de Scaloni representa para el sector de Tapia una herramienta para instalar un nombre, con convicción, pero también para bloquear cualquier intento del otro bloque que conforma el oficialismo: el de Daniel Angelici. El presidente de Boca y vice de la AFA viene acompañando los pasos de instalación del “proyecto 2018/2028”, pero tiene sus propios candidatos. Le gusta Jorge Almirón, candidateado por el propio Mauricio Macri y hombre de la escudería Christian Bragarnik, y no habría que descartar que impulse a Guillermo Barros Schelotto, entrenador del Xeneize, luego de diciembre.

Con la opción Pochettino muy complicada, desde el entorno del titular de la AFA hicieron consultas por el lado de Martino. En la intimidad del Tata aceptan que una revancha es un desafío que lo tienta, pero hay muchos factores que lo preocupan. “En la Selección no la pasó bien”, advierten quienes lo conocen, en alusión a su última etapa, con la AFA a punto de ser intervenida y los directivos negándole los futbolistas para los Juegos Olímpicos de Río 2016.

“Duda de que el apoyo sea unánime”, aporta la misma voz. En conclusión, Martino sabe que puede quedar en medio de un tironeo de intereses. Y eso es justamente lo que no desea. “No dejará nada sin mirar. Si aceptara tendría que tener injerencia en todo, en juveniles y en la Mayor. Y hoy los chicos ya tienen una organización”, agrega la fuente.

El “Tata”, de 55 años, condujo a Argentina a dos finales de Copa América (Foto: Télam)
El “Tata”, de 55 años, condujo a Argentina a dos finales de Copa América (Foto: Télam)

A este panorama hay que anexarle que tiene un contrato “imponente” en Atlanta United, donde fecha a fecha rompe récords de taquilla. Y quieren renovarle el vínculo, que vence en diciembre, por dos años. Aunque su esposa es profesora de inglés, el idioma es una barrera para el ex mediocampista, de 55 años, para desarrollar su tarea tal como le gustaría, más allá de que no le falta nada.

Incluso, se rumorea que, en el paquete para retenerlo, el conjunto sensación de la MLS (está segundo en la Conferencia Este) estaría dispuesto a contratar una figura de alto impacto, como sucedió con Ezequiel Barco, por el que pagó 15 millones de dólares. ¿Pagará Atlanta la misma cifra para ejecutar la cláusula de rescisión de Pity Martínez en diciembre?

La selección de Colombia estaría dispuesta a igualar el citado “contrato imponente” de Atlanta. “El que te busca siempre te espera”, le comentó a un amigo, respecto a la paciencia que le pidió a la federación para escuchar la propuesta en profundidad, recién en diciembre. Allí, entiende que contaría con un contexto más amable para trabajar, más allá de que no tachó a Argentina.

Así, el “plan S” con S de Scaloni, en principio una solución de emergencia, toma forma. Habrá que esperar para ver si continúa edificando bases sólidas detrás del inocente cartel de “interino”.

Fuente: Infobae