La organización terrorista palestina anunció que la tregua fue mediada por Egipto y otros actores regionales. Funcionarios israelíes no lo confirmaron, pero sostuvieron que “la calma será respondida con calma”.

Un frágil cese del fuego prevalece en la Franja de Gaza y sus alrededores tras la peor escalada de violencia entre Israel y el grupo terrorista islámico Hamas desde 2014. No se registraron ataques con cohetes y bombardeos aéreos desde que la supuesta tregua entró en vigor a la medianoche.

Hamas anunció que el alto el fuego fue mediado por Egipto y otros actores regionales. Según su versión, fue alcanzado “sobre la base de la calma mutua”.

Un alto funcionario israelí negó que se acordara una tregua. Sin embargo, sostuvo que “la calma será respondida con calma”.

El Frente de la Retaguardia o Defensa Civil (Pikud Haoref) levantó todas las restricciones de seguridad sobre la ciudad de Netivot y otras comunidades del centro del desierto del Negev. También ha autorizado la reanudación del servicio ferroviario entre Ashkelon y Sderot, dos ciudades cercanas a la Franja.

Un cabecilla de Hamas dijo en condiciones de anonimidad que el acuerdo entró en vigor a la medianoche y que Egipto prosigue con sus esfuerzos de lograr un cese del fuego de largo aliento. Fuentes diplomáticas le dijeron al Canal 10 que la tregua fue mediada también por el enviado de la ONU para el Oriente Medio, Nickolay Mladenov.

Los informes emergieron tras la reunión del Gabinete de Seguridad que ordenó al Ejército de Defensa de Israel (Tzáhal) “continuar actuando contundentemente” contra las organizaciones terroristas de Gaza.

Israel se encontraba en alerta tras el lanzamiento anoche de más de 180 cohetes desde Gaza que causaron una veintena de heridos, algunos de ellos graves. Las autoridades han suspendido los campamentos de verano y restringido las actividades en el exterior en la zona.

Pese a la precisión de la Cúpula de Hierro, el sistema de intercepción de misiles utilizado por el Ejército de Defensa de Israel, uno de los proyectiles llegó a las proximidades de la ciudad de Beer Sheva, una de las metrópolis más importantes, donde habitan más de 200 mil personas.

Miles de residentes en la zona pasaron la noche en los refugios y las alarmas antiaéreas no dejaron de sonar en la región en toda la noche, informó el Ejército.

El primer ministro, Benjamin Netanyahu, llevó adelante hoy una reunión de emergencia con su gabinete para analizar posibles escenarios, al tiempo que las Fuerzas de Defensa de Israel se declaró en alerta máxima.

Fuente: Infobae