A horas de que se cumplieran tres meses de drama y sangre en Nicaragua, la policía y grupos paramilitares tomaron este martes el control del barrio indígena de Monimbó, ubicado en el sur de la ciudad de Masaya, después de fuertes ataques a manifestantes que dejaron dos muertos.

“Hoy (martes) le tocó a Monimbó, Masaya, que desde ya luce calles liberadas de tranques (bloqueos) donde la gente puede circular libremente”, dijo el Gobierno de Daniel Ortega en su sitio web, El 19 Digital. “Hoy ese barrio histórico celebra su libertad, luego de estar secuestrado por terroristas financiados por la derecha golpista”, agregó el medio oficialista.

Desde primera hora los grupos oficialistas habían empezado a atacar a los opositores, que defendían los bloqueos viales y las barricadas levantadas desde mediados de abril, y por la tarde ya habían tomado control de Monimbó.

Se trata de un lugar y una fecha especial para la memoria nacional. Monimbó es el sitio donde los nicaragüenses se alzaron contra el dictador Anastasio Somoza a fines de la década de 1970 como parte de la revolución que abanderó, entre otros, el actual mandatario. Y el 17 de abril de 1979, Somoza y sus funcionarios finalmente escaparon del país centroamericano.

Justo antes del operativo de este martes, el jefe de Policía había avisado que intervendrían “al costo que sea” en la ciudad para remover todos los bloqueos.

Las imágenes difundidas por la televisión local mostraron a pobladores de Masaya escondidos detrás de barricadas construidas con adoquines. Desde ellas jóvenes disparaban con morteros artesanales a las fuerzas oficialistas, que avanzaban con armas de alto calibre.

Los enfrentamientos duraron horas hasta que, por la tarde, los grupos progubernamentales divulgaron videos en los que se veía a hombres de civil con los rostros cubiertos disparando al aire sus rifles semiautomáticos y celebrando la recuperación de Monimbó.

El 18 de abril, cuando se iniciaron las protestas contra el Gobierno de Daniel Ortega, los lugareños levantaron barricadas en las calles de su barrio para defenderse de las incursiones de policías y antimotines, que tras varios intentos por desarticularlos, este martes lograron despejar las vías.

Los enfrentamientos del martes dejaron al menos dos muertos y varios heridos, indicó a AFP el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos.

El saldo de las protestas es, hasta ahora, de 350 muertos, según la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos.

 

Fuente:www.clarín.com