Butterfly Network es una startup que quiere ayudar a los médicos a realizar su trabajo de forma más sencilla: usando el móvil para realizar exámenes con ultrasonidos.

El proyecto es de Jonathan Rothberg, quien inventó el primer secuenciador de ADN del mundo en un chip, algo que le hizo rico y famoso en este sector.

Imagen: BUTTERFLY NETWORK

Imagen: BUTTERFLY NETWORK

Ahora han conseguido autorización de la FDA para realizar 13 aplicaciones clínicas, incluyendo exámenes obstétricos, controles musculoesqueléticos y escaneos cardíacos, con un nuevo invento: un dispositivo que emite y captura ultrasonidos y que podrá usarse en cualquier momento con un solo teléfono como base.

Usa algoritmos para conectar miles de altavoces ultrasónicos en un chip de silicio para crear imágenes nítidas y tridimensionales del interior del cuerpo humano. La idea es semejante a la usada en las máquinas tradicionales que cuestan más de 100.000 dólares: envia un sonido, recibe el eco y calcula la distancia para ir formando las imágenes. Comentan en Wired que el chip procesa alrededor de 20 copias de Wonder Woman en DVD cada segundo, y creen que podrán comenzar a enviar unidades el próximo año, por unos 2.000 dólares cada una. Esperan equipar cada dispositivo con un software de aprendizaje profundo que ha sido entrenado con cientos de miles de imágenes de ultrasonido, para que se pueda mejorar la calidad de lo que se está capturando.

Seguramente el precio irá bajando con el tiempo, hasta que llegue un momento en el que sea factible tener un ultrasonido en casa, como quien compra un termómetro en la farmacia.

Vía WN