Al menos siete personas murieron este lunes al estrellarse un avión de carga cerca de la ciudad de Karag, al oeste de Teherán, según la Organización de Emergencias de Irán.

El vocero de la organización, Mojtaba Jaledí, explicó a la agencia oficial IRNA que los fallecidos iban a bordo del aparato siniestrado, un Boeing-707 en el que viajaban un total de 16 personas.

Otro de los pasajeros sobrevivió pero se encuentra hospitalizado en estado crítico, mientras que por el momento se desconoce la situación del resto de los ocupantes del avión, que se incendió tras estrellarse en las proximidades de una zona residencial.

“El avión era un Boeing 707 de carga que sobrepasó la pista durante su aterrizaje”, anunció el vocero de la organización de aviación iraní Reza Jafarzadeh a la cadena IRIB.

De acuerdo a medio locales, el avión transportaba carne desde Bishkek, Kirguistán.

Según IRIB, la aeronave golpeó una edificación después de que el piloto se equivocó de pista mientras intentaba aterrizar en el aeropuerto de Fath en la provincia de Alborz, al este de Teherán.

El ejército dijo en un comunicado que “los detalles sobre las circunstancias del accidente y su número de víctimas entre la tripulación se están investigando”.

 

Fuente: www.clarín.com